LA ENCUESTA: Los padres claman por el adelanto del curso escolar

Tres meses de vacaciones son demasiados para las familias. Primero, porque los padres y madres que trabajan se las ven y se las desean para poder cuidar a sus hijos. Y segundo, porque todas las opciones –salvo en el caso de aquellos afortunados que pueden «echar mano» de los abuelos–, como campamentos, guarderías y demás, suponen un gasto que no estaba presupuestado en los hogares.

 
 

La encuesta elaborada por NC Report para LA RAZÓN refleja un mayoritario «sí» al adelanto del inicio del curso escolar. Un 57,5 por ciento de la población se muestra partidaria de esta opción, mientras que el 31,4 por ciento de los españoles se manifiesta en contra. Por edades, el tramo más favorable al cambio es el de aquellos encuestados con edades comprendidas entre 30 y 44 años –un 60,7 por ciento–, seguido por los jóvenes de 18 a 29 años –un 58,5–. Las franjas que van de 65 años y más –un 33,3 por ciento de respuestas en contra– y la de 45 a 64 años –un 32,6– son las que menos desean un recorte de las vacaciones.

La encuesta de NC Report también ha sondeado las expectativas que los padres tienen depositadas en los centros escolares. Así, el estudio refleja que los padres son partidarios de subir el nivel de exigencia en la educación. Un 67,3 por ciento se muestra favorable, mientras que un 18,2 declara su rechazo a aumenta el nivel. Los encuestados de 45 a 64 años son los más partidarios de endurecer la exigencia –un 70,5 por ciento–. Mientras, los jóvenes de 18 a 29 años son los que muestran un mayor rechazo: un 20 por ciento.


«Menos vacaciones en verano y más en Navidad»
Todos los veranos surge el debate: a los padres les urge acortar las vacaciones estivales de sus hijos. «Es una petición que se ha hecho en muchas ocasiones», afirma Luis Carbonel, presidente de la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos y Padres de Familia (Concapa). Y es que, afirma, «las vacaciones están muy mal distribuidas». «Lo ideal sería que las clases comenzaran a principios de septiembre y después, en Navidades o en Semana Santa, los alumnos gozaran de mayor descanso», añade. La imposibilidad de cuidar a los niños en verano no es el único problema. «Los chicos acaban perdiendo el hábito de estudiar. Las vacaciones no han de ser una temporada de no hacer nada», defienden desde Concapa. La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) también ha pedido que las administraciones educativas racionalicen el calendario. ¿La fórmula? Comenzar las clases en la primera semana de septiembre y finalizar en la última de junio.


Ficha técnica
Empresa: NC Report. Universo: Españoles de 18 años y más.
Nivel de confianza y error muestral: Para un nivel de confianza del 95,45% (2sigmas), y para P=Q, el error es del 5,4%.