La entidad falsificó firmas en el balance de cuentas

El especial de Antena 3 desvela otra práctica delictiva

La Razón
La RazónLa Razón

Ramoncín, Mikel Erentxun, Víctor Manuel, Caco Senante... Sus caras de asombro (en las imágenes de la izquierda) lo dicen todo: una reportera de «Equipo de investigación», el nuevo programa de Antena 3, les mostraba ante las cámaras el balance de cuentas de la SGAE en 2007 con una desagradable sorpresa al final del documento: sus firmas estaban falsificadas. Así lo reconocieron al momento Ramoncín y Erentxun. Senante y Víctor Manuel, hombres de Teddy, se mostraron más cautos, al menos de cara a la galería.

Recluido en Boadilla
A la sociedad de gestión no le quedó más remedio que reconocer esta falsificación, según desveló ayer el programa «La SGAE de Teddy», aunque aseguró que «las cuentas no habían sido alteradas». En todo caso, este hecho se ha puesto en conocimiento de la Fiscalía. Un error de forma (y, tal vez, de fondo) que se suma a los que durante meses no ha dejado de ofrecer la entidad. El programa, que repasó el papel de Eduardo Bautista en la SGAE con la atención puesta en la reciente operación judicial, mostró imágenes inéditas del ex presidente, casi recluido en su casa de Boadilla del Monte, una finca de 4.000 metros cuadrados y valorada en más de 1,5 millones de euros, de la que sólo sale cuando su chófer le recoge. El programa también confirma las declaraciones de algunas personas que apuntaban que seguía acudiendo a la SGAE incluso después de renunciar. De hecho, llega a pedirle a una secretaria que le saque unos billetes para ir a Sevilla a una junta de Arteria.

Tampoco en su mente está la idea de abandonar. Senante cuenta durante el programa que Bautista le aseguró: «Me aparto de los puestos de dirección hasta que se aclare el proceso en que está inmersa la sociedad», y se hace hincapié en que no hubo un despido ni una renuncia. ¿La explicación? Tres millones de euros que el ex presidente desearía como indemnización. Al igual que su gran amigo Rodríguez Neri, se niega a hacer declaraciones por el momento. Quizá con las que ha hecho delante del juez ya ha sido suficiente.

Un experto en rúbricas
Parece que lo de falsificar firmas tiene antecedentes. La ex esposa de Bautista dice que todavía tiene un asunto pendiente con él en la justicia, y le acusa de firmar los papeles del divorcio: «Yo nunca se lo di». Además, añade que él se casó «porque si no, no le daban el puesto de vicepresidente en la SGAE. Me amenazó con quitarse la vida», dijo.