Champions League

Una derrota distinta

El Madrid ha perdido sólo un partido menos que en todo el curso pasado. «Mou» no incluye el tropiezo alemán en el lote de los de Getafe o Sevilla

Casillas y Cristiano Ronaldo, desolados tras caer ante el Borussia Dortmund
Casillas y Cristiano Ronaldo, desolados tras caer ante el Borussia Dortmund

Madrid- Jornada de reflexión en el Real Madrid. Hasta hoy a las once de la mañana no volverá el equipo a la actividad para preparar ya el choque del domingo contra el Mallorca; para dejar atrás la derrota en Europa ante el Borussia Dortmund. De los 13 encuentros que ha jugado el Real Madrid este curso, ha perdido cuatro, sólo uno menos que en toda la temporada pasada. Hasta enero no llegó el cuarto tropiezo del Madrid 2011/12, después de 31 partidos, un número casi tres veces mayor que los 13 de ahora. Pero la derrota del miércoles no la incluye Mourinho dentro del lote de las del principio. Tras caer en la ida de la Supercopa en el Camp Nou, el Madrid fue superado por el Getafe y el Sevilla y el técnico portugués se quejó en público y en privado de estos dos duelos por la falta de actitud de sus jugadores. Del de Alemania, no. El Real Madrid compitió y el técnico se mostró sereno y lo asumió como algo dentro de lo normal, pese a ser el primer traspié que sufre en la liguilla de la «Champions» desde que dirige al equipo blanco. Su año de debut se saldó con cinco victorias y un empate y el pasado, con el pleno, con seis triunfos. Tampoco los jugadores se la tomaron a la tremenda: «No hay que dramatizar. Son un buen equipo y las posibilidades estaban al 50 por ciento», reconoció Cristiano Ronaldo, «pichichi» de la competición y goleador en los siete últimos encuentros que ha jugado de forma consecutiva. Además, tiene solución. «Si les ganamos la vuelta y pasamos como primeros nadie se acordará de que hemos perdido», argumentó Casillas.

El problema de la actitud que tanto preocupaba a «Mou» está superado, pero el encuentro en Dortmund sí dejó otras incógnitas, sobre todo por las lesiones. Essien pasó la prueba del lateral izquierdo contra el Celta, poco exigido, pero ante el Borussia hizo aguas. «Han aprovechado nuestra banda izquierda», reconoció el propio Iker. Y las dificultades continuarán al menos el próximo partido de Liga y seguramente otro más, ya que no se espera que Coentrao o Arbeloa, acostumbrado a ocupar esa posición –aunque en el Madrid sea el lateral derecho titular–, se recuperen hasta finales de la próxima semana como muy pronto. Essien ni es defensa ni es zurdo y, además, por delante tiene a Cristiano Ronaldo, el futbolista del Madrid más liberado en labores de recuperación por su capacidad para decidir en ataque. Las opciones de Mourinho son la cantera o forzar a Albiol a ocupar esa posición.

Además, al escorar a Essien a la izquierda se «condena» también al sustituto natural de Khedira, que recayó de sus molestias en el Signal Iduna Park y estará otros quince días parado. El ghanés es el único de la plantilla con características similares al alemán. Otra posibilidad de emergencia sería adelantar la posición de Pepe. Modric presume de otras características, aunque contra el Celta se vio que los «jugones» blancos tampoco terminaron de casar todos juntos. Mourinho tiene un dilema. Le espera un tetris para los próximos encuentros y tiene que encajar las piezas con cuidado. En Liga no puede fallar.

 

IKER Y XAVI, «PRÍNCIPES» DE ASTURIAS
«No estoy ahora para pensar en el Balón de Oro o el Príncipe de Asturias», dijo Casillas tras caer ante el Dortmund, todavía enfadado y pese a que hoy será un gran día para él y su amigo Xavi, ya que recibirán en Oviedo, en el Teatro Campoamor, a partir de las 18:30, el Príncipe de Asturias de los Deportes. «Me siento muy orgulloso del camino que he recorrido y agradezco a la gente que ha votado y que ha optado por esta candidatura conjunta», dijo el portero en la web del Madrid, orgulloso de poner su nombre «junto a otros como Nadal, Indurain, Alonso, Arantxa...». «Me gustaría ganar más ligas, más mundiales, copas de Europa y eurocopas. Pero en gran parte por la gente. Hacer vibrar a un país, a una afición y que se vaya feliz a casa es un privilegio», añadió.