Entre la filosofía y la poesía

Pedro Alberto Cruz presenta «Diario de una decepción»

Cruz, ayer en Caixafórum, donde presentó el volumen
Cruz, ayer en Caixafórum, donde presentó el volumen

El consejero de Cultura de la Región de Murcia y colaborador de LA RAZÓN, Pedro Alberto Cruz, presentó ayer en Madrid su nuevo libro de aforismos, «Diario de la decepción». El acto, moderado por la periodista Concha García Campoy, contó con la participación del escritor y ex ministro de Cultura, César Antonio Molina, y José María Lassalle, diputado del Partido Popular por Cantabria. «La decepción la interpreto en el libro como una forma de vitalismo, quizá la más intensa», aclaró Cruz a este adiario. El político y escritor destacó que «llegas allí donde ibas a llegar y te das cuenta de que no es suficiente y sigues caminando, pero el final se desplaza hasta el infinito».

Un trabajo de tres años
Molina destacó la parte del libro donde el autor expresa la crueldad del nazismo, que nos lleva a la apatía y a la desesperación al perder la capacidad de asombro ante tan enormes injusticias. «Me sorprende su capacidad creadora y, además, escribe bien. Un político ¡que ha leído!», dijo el ex ministro entre risas. La colección de aforismos recoge tres años y medio de publicaciones en «La Opinión» de Murcia y como explica «nunca versan sobre política. A través de ellos, el autor pone sobre la mesa y muestra sin tapujos sus situaciones anímicas y su sentir. «Para mí es un espacio de supervivencia», asegura contundente. Además, aclara por qué motivo eligió este género que «me encanta porque es la fusión de la filosofía y la poesía». El estatismo que sólo se consigue a través de la muerte, la importancia de seguir moviéndose «porque eso es la vida», son los temas principales de la obra.
Pedro Alberto Cruz se sincera al decir que los aforismos le ayudaron «a depurar mucho la escritura y a conseguir una manera de redcatr y expresarme casi matemática». También «he utilizado la escritura para curarme, para sacar toda la enfermedad que se deposita dentro, los traumas y las neuras». Afirma haberse convertido en «políticamente incorrecto e insobornable». Sin duda el libro es un canto al optimismo «es muy rebelde, critico los déficits de riesgo y de ética de la sociedad».


A los no conformistas
El libro, según el consejero de la Región de Murcia, está orientado hacia «aquellos que no son conformistas; personas insatisfechas y tristes». «De hecho, reivindico el derecho a la tristeza. Todavía se tiene que reconocer socialmente», matizó y apostilla que parece «que una persona que tiene un cargo público no puede mostrarse ante los demás como melancólico porque parecería que está cometiendo un delito».