Un acto benéfico de Paris Hilton termina con una fotógrafa acusada de desorden

La visita benéfica que la multimillonaria Paris Hilton hizo a una estación de autobuses de Nueva York terminó con una fotógrafa del diario The New York Times acusada de alteración del orden público y acoso, según recogió hoy el mismo rotativo en su edición digital.

Hilton acudió junto a un grupo de amigas el jueves a ese lugar para participar en un evento benéfico en apoyo de familias de soldados, pero quiso evitar que le hicieran fotografías por lo que el evento se cerró a la prensa.

Según relata el diario, Karly Domb Sadof, una fotógrafa que hace un curso de prácticas en el diario, tomó instantáneas de la fiesta a través de una ventana y a la misma Paris Hilton cuando salía de la estación de autobuses.

Mientras los policías intentaban evitar que Sadof fotografiara a Hilton, una multitud se congregó en torno a ellos y supuestamente la fotógrafa empujó a un agente en la cara, según las declaraciones de un portavoz policial que recoge el periódico neoyorquino.

Aunque la fotógrafa negó haber empujado al policía y éste, al parecer, no quiso recibir atención médica, las autoridades acusan a Sadof de alteración del orden público y acoso.

Hilton, según relata el diario, llegó al evento con casi dos horas de retraso, pero aún así -y pese a las protestas de algunos asistentes- recibió una felicitación por su 30 cumpleaños de parte de un soldado que le preparó un bizcocho y una vela para que soplara por su aniversario ese mismo día.

La joven millonaria, que es habitual de las páginas del corazón por sus escándalos y que ya en 2007 pasó 23 días tras las rejas por conducir bajo los efectos de sustancias, habló con los soldados y sus familias, y se fotografío con ellos.

Pero a la salida de la estación, fiel a sí misma, se paró junto a sus glamurosas amigas en los puestos de bisutería de la estación, señaló el diario.