El Ayuntamiento invertirá cerca de 400000 euros en las fiestas de Gràcia

Mantiene la subvención de 189.000 euros, más otros 200.000 en actividades

Vecinos del popular barrio barcelonés de  Gràcia preparan el engalanado de las calles para las fiestas de 2011
Vecinos del popular barrio barcelonés de Gràcia preparan el engalanado de las calles para las fiestas de 2011

Barcelona- La fiesta mayor más emblemática y colorista del verano barcelonés está cada día más cerca. Del 15 y el 21 de agosto las fiestas de Gràcia llenarán el barrio de música, arte, gastronomía y diversión. A pesar de la crisis, para hacerlo posible el Ayuntamiento de Barcelona aportará a la Fundació Festa Major de Gràcia 189.000 euros, los mismos que el año pasado, y destinará cerca de 200.000 euros más a la infraestructura y organización de actividades. A estas partidas se sumarán los servicios de limpieza y seguridad, así como la subvenciones por parte del Govern, que aún no ha confirmado su aportación definitiva.

La concejal del distrito, Maite Fandos, y el presidente de la Fundació Festa Major de Gràcia, Ricard Estruch, presentaron ayer el programa de las fiestas, en el que participarán 18 calles ornamentadas, una menos que el año pasado, y se dispondrá de 13 espacios, tres menos que en la anterior edición. Este año las fiestas contarán sin la emblemática calle Providència y dejarán fuera «Les nits del claustre» en el oratorio de Sant Felip Neri y «Les tardes plàcides» en la Iglesia de Santa María de Jesús de Gràcia, que se dedicaban a programación musical. «Es doloroso perder estos espacios, pero la realidad nos dice que no puede ser y esperamos poder recuperarlos en un tiempo prudencial», destacó Estruch preocupado por no saber cuándo recibirán el resto de subvenciones, lo que les dificulta planificar la programación de este año.

Más día, menos noche
Como novedad, la fiesta estará marcada por un enfoque solidario, con actividades destinadas a recaudar fondos para fines sociales y dar a conocer entidades de este ámbito. Por ello, los organizadores han llegado a un acuerdo con Cáritas para vender 2.000 pulseras con el lema «Festa amb cor», que se podrán adquirir por dos euros y cuya recaudación se dará destinará a los fines sociales de la entidad diocesana. Además, en la plaza Revolució se organizarán actividades para difundir la tarea de las entidades solidarias de la ciudad.

Para seguir incentivando la presencia de público familiar, este año se ofrece de nuevo una programación más diurna que nocturna. Por ello, el límite horario en las calles será a las 2.00 horas los días laborables y vigilias de festivos, y hasta las 3.30 los viernes y festivos, excepto las plazas Sol, Diamant y Revolución, que cesarán su actividad a la 1.00.

En cuanto a la seguridad, se volverá a habilitar un dispositivo especial con patrullas mixtas de Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra, y también se pondrán limitadores de sonido en 38 escenarios, ocho más que el año pasado durante los siete días de la fiesta, para potenciar la percepción de mejora en el impacto acústico de los actos y mejorar la convivencia vecinal.

Calles adornadas pero más accesibles
Este año en la famosa ornamentación de las calles de Gràcia se deberá dejar una acera libre de decoración para facilitar el paso de la gente y la accesibilidad para personas con movilidad reducida. «Hemos tomado esta decisión tras ver que los destrozos en las ornamentaciones no eran por los vándalos sino porque la zona de paso era estrecha y la gente los hacía al pasar», explicó el presidente de la Fundació Festes de Gràcia, Ricard Estruch. Los adornos de las calles del barrio, que realizan un concurso, son cada año motivo de visita de miles de turistas y barceloneses que no quieren perderse este ejercicio de imaginación que hacen los vecinos de Gràcia.