La velada literaria más importante cumple 60 años

Autoridades, escritores y políticos no quisieron perderse la celebración de este aniversario

El Premio Planeta es mucho más que un galardón, es una gran celebración del libro y la literatura, una ocasión ideal para encontrarse con viejos amigos, levantar una copa de cava y brindar por ese pequeño milagro de inventar historias. El Palacio de Congresos de Cataluña volvió a ser el escenario escogido para celebrar la velada literaria por excelencia de las letras españolas. En esta ocasión, era el 60 aniversario del premio, y eso le daba un plus de elegancia y sofisticación a un evento de altos vuelos, con la presencia de los Príncipes de Asturias como invitados de honor.

Desde últimas horas de la tarde en las inmediaciones del palacio ya se vivía el ambiente de las grandes ocasiones, con los asistentes pisando la alfombra roja con esa mezcla de alegría, nerviosismo y excitación que se siente cuando sabes que algo bueno va a suceder, pero no sabes exactamente el qué. Dentro los esperaba un ambiente relajado, con conversaciones que iban más allá de las típicas quinielas de quién sería el ganador. Por una noche, los escritores copaban la jerarquía social y se reunían en pequeños grupos para bromear y felicitarse por sus últimos libros. Autores de prestigio se mezclaban con nuevas voces, sin las típicas frases hechas, sólo buen humor, chascarrillos y esas sonrisas que no puedes bajar hasta que dices basta. Nadie dijo basta. Si alguien se hubiese parado a transcribir las conversaciones daría para una gran novela, una que empieza en un palacio de congresos de Barcelona en la que tiene que ser la noche del año y al final todavía lo es más.

La lista de nombres era infinita, pero sólo hacía falta dar una vuelta para empezar a reconocer caras. Lucía Etxevarría es inconfundible, como Espido Freire o la presentadora Ana García Siñeriz, que se ha estrenado como autora. No faltó el ganador del año pasado, Eduardo Mendoza. Había «best-sellers» como Javier Sierra, mediáticos como Máxim Huerta o Nuria Roca, fenómenos editoriales como María Dueñas y un largo etcétera que incluía a Álvaro Pombo, Juan José Millás, Carme Riera o Ángela Becerra. Junto a ellos, la plana mayor de la sociedad civil catalana, que tampoco quiso perderse la velada, en unos pasillos que se abarrotaron de escritores, editores, agentes, gente de la empresa, de los medios de comunicación, famosos de revista del corazón y camareros con canapés. Y, para completar el cuadro, el presidente de la Generalitat, Artur Mas; el presidente del Congreso, José Bono; la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y los consellers Ferran Mascarell, Fermí Puig y Andreu Mas-Colell. Las 60 noches del Premio Planeta bien merecían esta celebración.