Los españoles ahorraron 18809 millones en el primer semestre

Los españoles tienen acumulado en activos financieros (depósitos, dinero en efectivo, fondos de inversión, acciones, renta fija, fondos de pensiones y seguros de vida) un total de 1,708 billones de euros, 200.00 millones menos que en 2007, cuando comenzó la crisis financiera internacional.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN CONTENIDOS RELACIONADOS

En los seis primeros meses del presente año, según datos de Inverco, los españoles han ahorrado 18.809 millones de euros, una cifra inferior en un 17,8% a la del mismo periodo del año pasado, cuando se contabilizó una cifra de 22.884 millones.

De acuerdo con el último Boletín Económico del Banco de España, la renta disponible de las familias mostró una contracción del 0,4% en los últimos cuatro trimestres, como consecuencia de la disminución de las rentas de trabajo. Esta circunstancia, unida al dinamismo mostrado por el consumo entre abril y junio, ha reducido la tasa de ahorro al 16,2% de la renta disponible, 1,5 puntos porcentuales menos que en el primer trimestre del año. El banco central asegura que esta tasa de ahorro es «todavía elevada», pero está afectada por la incierta evolución del mercado de trabajo y la más que previsible vuelta a la normalidad del gasto de las familias, que iniciará una suave recuperación en los próximos trimestres.

La bolsa, culpable

El descenso en un 3% del saldo acumulado del ahorro financieros, de las familias al cierre del segundo trimestre del año es consecuencia, sobre todo, de las correcciones a la baja que han sufrido los mercados bursátiles y la deuda soberana, según señala en su informe Inverco. A pesar de esta circunstancia, la diferencia entre ahorro y deuda sigue siendo muy amplia: 740.000 millones de euros a favor del primero, toda vez que el pasivo financiero de los españoles se situaba a 30 de junio de este año en 965.113 millones de euros.

A pesar de la gran cantidad de instrumentos financieros que los ciudadanos tienen a su disposición, los españoles siguen confiando sus ahorros a los depósitos bancarios, tanto en cuentas corrientes como en imposiciones de plazo fijo. Casi la mitad del dinero ahorrado por los españoles tiene ese destino. Una de cada cuatro personas confía su dinero a los depósitos a plazo, un 18,4% lo tiene en cuentas corrientes y sólo un 5,5% prefiere tenerlo en efectivo (94.073 millones de euros, según los últimos datos).

Este último dato se ha mantenido muy estable a lo largo de la crisis, aunque haya registrado mínimos ascensos. El mayor crecimiento relativo se ha registrado en los depósitos a plazo. A finales del primer semestre totalizaban 436.147 millones de euros, cuando en 2006, el año previo a la crisis financiera internacional, no llegaban a los 300.000 millones.

Miedo a los fondos

Buena parte de la disminución de los ahorros financieros de los españoles la tiene la marcha de los mercados bursátiles. En 2007, los españoles tenían en renta variable activos financieros por valor de 526.069 millones de euros, el 27,5% del total. A cierre del primer semestre, el valor de esas mismas acciones se había reducido a 301.735 millones de euros.

Esta diferencia explica en parte el hecho de que los españoles se hayan vuelto más conservadores en sus decisiones de inversión, provocando, indirectamente la «guerra del pasivo» en la que están entrando la práctica totalidad de las entidades financieras.
La renta fija sigue siendo el refugio tradicional de las inversiones, aunque su peso ha bajado mucho, en consonancia con la caída de los tipos de interés, que llevan 19 meses consecutivos en el 1%.

Los fondos de inversión se han resentido también con la marcha de los mercados. Si en 2007 los españoles confiaron 195.564 millones de sus ahorros a esta modalidad, hoy se han quedado reducidos a 128.287 millones.


A ver quién paga más por el dinero a plazo
Las entidades financieras captaron 36.915 millones de euros en nuevos depósitos durante septiembre, 3.400 millones más que en agosto, cuando registraron la cifra más baja desde noviembre de 2006, según los últimos datos publicados por el Banco de España, recogidos por Europa Press. Aunque el ritmo de captación ha descendido en los últimos meses en comparación con el final de 2009 y el principio de 2010, las entidades no han tirado la toalla y siguen presentando campañas atractivas para incrementar sus recursos. El tipo de interés que ofrecen por estos productos se situó en septiembre de media en el 2,63%, aunque éste varía según las entidades. En conjunto, los bancos aplicaron como media un tipo de interés del 2,93% y las cajas un 2,41%.