S&P cifra en 230000 millones el agujero del sistema financiero

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) calcula que el sector financiero nacional –tanto bancos como cajas– cerró el pasado ejercicio con activos problemáticos por valor de 230.000 millones de euros, casi 50.000 millones por encima de la cifra anunciada por el Banco de España.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

La cantidad ofrecida por la agencia representa, en comparación, casi el 18% de todos los activos de las diecisiete cajas existentes actualmente en España, y el 12,3% de la deuda total de las familias españolas.

S&P considera activos problemáticos tanto los inmobiliarios como los financieros derivados de los impagos crediticios, y prevé que la cifra seguirá creciendo este año por las malas previsiones de comportamiento de la economía española. Sin embargo, la agencia norteamericana no espera que experimente un incremento tan importante como el registrado en los dos últimos años.


Las cajas necesitan más dinero
El último informe de S&P resalta que hasta 11 de las 17 cajas de ahorros necesitarán inyecciones adicionales por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), y duda de que sean capaces de cumplir en tiempo y forma las exigencias de «core capital» impuestas por el Gobierno para el sector financiero (entre el 8% y el 10% de capital principal). La agencia considera «correctos» los cálculos del Ejecutivo, que cifra en 20.000 millones de euros las necesidades financieras adicionales para el sector después de haber inyectado ya 11.500 millones. La agencia eleva la cifra total hasta los 35.000 millones, 3.500 más que el Gobierno.

S&P cree que la reestructuración financiera emprendida por el Gobierno es la más profunda en toda la historia de España, y considera que es un modelo a analizar por el resto de los países. Resalta que permitirá a las entidades limpiar de forma progresiva sus balances, dañados por la burbuja inmobiliaria, y propiciará la transformación de las cajas en bancos, una herramienta que les proporcionará financiación al cotizar en Bolsa. Además, reducirá la excesiva capacidad del sistema simplificando las estructuras operativas de los jugadores implicados que, en el caso de las cajas, han pasado de 45 a 17.


Excesiva presencia política
Sin embargo, la agencia aún muestra su preocupación por la excesiva presencia política en los consejos de administración de las cajas de ahorros, un factor que ha motivado que muchas fusiones no se realicen por razones financieras. En opinión de la agencia, muchas de las 17 entidades resultantes de los procesos de consolidación son el resultado de uniones de pequeñas firmas con problemas, lo que impedirá que sean solventes en el corto y medio plazo.

S&P prevé que se produzcan nacionalizaciones y considera que la presencia pública en el capital de las entidades provocará distorsiones en el mercado. Como solución parcial, la agencia anima a bancos, fondos de capital riesgo y «hedge funds» a entrar en el proceso de consolidación de las cajas.


Bruselas no prevé investigar a España «en este momento»
La Comisión Europea (CE) aseguró ayer que «en estos momentos» no tiene previsto enviar una misión técnica conjunta con el Banco Central Europeo (BCE) a España, como la que ha visitado Portugal, para evaluar la aplicación del plan de ajuste fiscal y las reformas aprobadas por el Gobierno contra la crisis de deuda. «No habrá ninguna misión técnica antes del Consejo Europeo del 24 de marzo», insistió el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj.