«Algo pequeñito» con gran audiencia

Más de ocho millones de espectadores siguieron la segunda actuación del español, que superó en nueve puntos el «share» de Soraya en 2009. 

Más de 8 millones de espectadores siguieron la segunda actuación de Daniel Diges
Más de 8 millones de espectadores siguieron la segunda actuación de Daniel Diges

En cuanto Eurovisión asoma la oreja, salen de sus madrigueras quienes piden la retirada de España del festival, los que califican el certamen de «friquismo perpetuo» y los sabios musicales se ceban con la calidad del concursante patrio –Diges les ha puedo difícil esto último por la soltura con la que afrontó el boicot–. Pero lo cierto es que los espectadores respaldan un año sí y otro también al añejo festival. Así, la mitad de los españoles que tenían encendida el sábado la televisión pasaron la noche con las mariposas de Bielorrusia, el «Sorayo» serbio, la alemana ganadora y, cómo no, siguiendo al minuto qué le ocurría al español. Gran profesionalidadPrecisamente, el minuto de oro de la jornada se registró durante la segunda actuación de Daniel Diges, ya sin el de la barretina. Eran las 22:54 horas, y más de ocho millones de espectadores contemplaban el chorro de voz del alcalaíno. Las votaciones narradas por Uribarri las siguieron 6,2 millones. En definitiva, la gala sumó un 41,9 por ciento de cuota de pantalla y 5,7 millones. Y aunque Diges no pudo alcanzar en número de seguidores de las ediciones de Chikilicuatre (9,3 millones de espectadores) y de Rosa de España (12,7 millones), sí superó a la edición de 2009, donde Soraya se tuvo que conformar con poco más de cinco millones de espectadores y un 35,8 por ciento de «share», nueve puntos menos que «Algo pequeñito». De ahí la doble satisfacción de TVE: por el respaldo de la audiencia y por el buen hacer de Diges. «En el momento más delicado de la noche, Dani tuvo una gran pro-fesionalidad para seguir con la actuación», reconocía ayer la directora de programas del ente público, Eva Cebrián, que espera que la Unión Europea de Radiodifusión, organizadora del festival, dé explicaciones antes de realizar «una queja formal» por la irrupción del espontáneo profesional Jimmy Jump en el escenario. «Salí del escenario triste, con mucha rabia... Pero son las cosas que te pone Dios, adversidades que tienes que pasar para que en tu día a día te superes como persona», comentaba ayer sin perder la sonrisa el cantante a los internautas que querían conocer cómo vivió el incidente. «Cuando se lo llevaron y saqué la voz, todo el mundo se puso en pie para aplaudir. La gente se puso en mi lugar», explica Dani, a la par que reconoce que la organización «se disculpó, pero lo que no me gustó es que no casi no pude ensayar un día porque no llevaba la acreditación y luego les pasara eso».

 

«Hay que saber perdonar»Con la humildad propia de los currantes, Diges decía ayer que el éxito de audiencia era «fruto de un trabajo en equipo bien hecho». De la misma manera se situaba ante Jimmy Jump. ¿Qué le diría si se topara cara a cara con él? «Nada, el morbo está en que yo le conteste para que saque provecho. Hay que saber perdonar y olvidar, como hizo Juan Pablo II con el intento de asesinato. Sobre todo, porque es obra de alguien que no está muy bien de la cabeza», dijo a LA RAZÓN, con la mente puesta ya en su nuevo disco.