Monteseirín advierte de que con la seguridad del alcalde «no se juega»

Argumenta que el Ayuntamiento sólo pagó «el gasoil» del vehículo desplazado para la final de la Copa del Rey. 

El alcalde, ayer durante su visita a las ocho promociones de VPO de Emvisesa en el Polígono Aeropuerto
El alcalde, ayer durante su visita a las ocho promociones de VPO de Emvisesa en el Polígono Aeropuerto

Alfredo Sánchez Monteseirín intentó ayer atemperar la controversia generada tras conocerse que utilizó un coche enviado desde la ciudad para sus desplazamientos por Barcelona en la final de la Copa del Rey que ganó el Sevilla FC al Atlético de Madrid. Tras insistir en que nunca usó el vehículo oficial del Ayuntamiento ni los servicios de su conductor habitual en este viaje, el alcalde se revistió de su cargo para esgrimir «motivos de seguridad» y advertir a sus críticos de que «con estas cosas no se juega».Sin ofrecer demasiadas especificaciones, Monteseirín se lavó las manos achacando en exclusiva a los servicios municipales de seguridad la decisión de desplazar un vehículo policial a la Ciudad Condal, así como el dispositivo de escolta organizado para este evento y cualquier otro de cierta importancia o incluso de riesgo.En referencia a las denuncias del Sindicato Unificado de Policía (SUP) por este presunto mal uso de los recursos municipales, lamentó que ciertas «fuerzas sindicales o de la Corporación utilicen cualquier cosa» en sus reivindicaciones, incluyendo la seguridad «de los responsables públicos».Aseguró que el viaje sólo costó al Ayuntamiento 488 euros «del gasoil hasta Barcelona» –sin mencionar el servicio de conductor del vehículo policial–, reiteró que viajó a la final «en calidad de alcalde» y bajo un sistema de protección desplegado «por los responsables de seguridad» del Ayuntamiento. Según explicó, en sus visitas a Madrid se suele contratar «siempre al mismo taxista, que es de Sevilla» –excepto en actos más relevantes en la Moncloa o la Zarzuela–, pero en esta ocasión los expertos consideraron más oportuno disponer de un coche policial ante la singularidad de un acontecimiento deportivo multitudinario.Inevitablemente, el candidato del PSOE a la Alcaldía, Juan Espadas, fue cuestionado al respecto ayer en una entrevista en Onda Cero, pero fue fiel a su estrategia evasiva de conflictos y dejó claro que «no entraré a decir si me parece que el uso está bien o no. Si el alcalde lo hizo me merece toda la confianza y será así porque pensó que lo necesitaba. Lo demás me parece una falta de respeto», apostilló.

 

Sobresfuerzos en el MetropolTras la aprobación plenaria de la última ampliación presupuestaria municipal para culminar el Metropol Parasol, el alcalde restó importancia a la abstención de Izquierda Unida y confió en que «todo el mundo esté conforme cuando el proyecto sea una realidad», tanto sus socios como la oposición y la opinión pública. Hasta entonces, defendió el «sobresfuerzo» técnico y financiero en una actuación que considera ineludible para «dinamizar la zona norte del casco histórico». Sobre la inviabilidad constructiva de las «setas» conocida por Urbanismo en 2007, dijo que «nunca he ocultado nada» y confió en que el proyecto termine este año, advirtiendo de que también dependerá de la «iniciativa privada» embarcada en la explotación del complejo.