Un lujo «made in Spain»

Alfredo Villalba es una referencia en el mundo de la moda gracias a la combinación de los modos de hacer tradicionales y una visión moderna.PARA NO PERDERSEALFREDO VILLALBA Dirección: Serrano, 68. Teléfono: 914 310 965.Horario: L-S 10:30 a 20 30h. Atención a. los minivestidos tipo joya bordados a mano y las chaquetas realizadas según la sastrería tradicional.

Con 35 años de historia, esta firma ubicada originalmente en la calle Goya y que aún hoy sigue el modelo de talles de costura de toda la vida, es aún una gran desconocida para muchas amantes de la moda. Bien es cierto que tradicionalmente ha sido un lugar para adquirir vestidos -de fiesta, sobre todo-, con un marcado aire clásico y siempre absolutamente artesanal y con la mejor selección de telas (las mismas que se emplean para confeccionar trajes de alta costura). Sin embargo, hace ya cuatro años que Diego Villaba cogió las riendas de la dirección creativa cambiando casi por completo la visión de la marca. Sus creaciones, entre las que sigue habiendo la posibilidad de hacerse con piezas exclusivas y realizadas por encargo, son ahora actuales, supersofisticadas y tendencia total, hasta el punto de que actrices como Paula Echevarría o Natasha Yarovenko las lucen en eventos recientes de alfombra roja. Tal ha sido el cambio a nivel creativo que ahora las tachuelas y pinchos metálicos que decoran «monoshorts» y cazadoras tipo motero y realizadas en napa de auténtico lujo, conviven con las gasas bordadas con paillettes y pedrería, deliciosos encajes y exquisitas plumas decorando las faldas de soberbios vestidos de noche de línea sirena o princesa. Nada que envidiar, siendo honestos, a cualquier firma internacional habitual en las pasarelas de moda de Milán, París o Nueva York. Sorprende también que una firma como ésta, familiar, tradicional y de toda la vida se vea ahora no sólo sobre las «red carpets», sino también en producciones de revistas de moda. Y es que una vez que levanta el interés de los profesionales de la moda, aunque tengan su clientela ganada, su llegada a un público más amplio y experto en moda es un hecho. Un magnífico ejemplo de que para triunfar no es requisito imprescindible desfilar en una pasarela (aunque muchos creadores españoles aún insistan en ello). Tan sólo hacer las cosas bien, tanto a nivel creativo como a nivel empresarial.