Publicidad
Publicidad
Actualidad

Sergio Rodríguez: «Echo de menos las sesiones de homeopatía»

Quizás el secreto que le mantiene alejado de las lesiones sea esta rama de la medicina natural o las clases de yoga y pilates, que tanto le ayudan a conservar la forma física. Pero por si acaso, el base de los New York Knicks siempre lleva a mano ibuprofeno 

Fue bautizado como «Mojo Picón» durante el Campeonato del Mundo de Japón en 2006, cuando España se hizo con la medalla de oro. Con sólo 20 años dio el gran paso con el que sueñan todos los jugadores de baloncesto, pertenecer a la NBA. Sergio Rodríguez, de la cantera del Estudiantes, forma parte de una generación que se impone en las principales canchas de EE UU. El secreto de que aún las lesiones no le hayan dejado huella reside en cómo se cuida: mediante la práctica habitual de pilates y alguna que otra sesión de homeopatía. A TU SALUD aprovechó su visita a España, como imagen de Herbalife, para someterle a un «examen médico».
-¿Cómo se encuentra esta temporada con el cambio de equipo?
-De momento, contento e ilusionado con esta nueva etapa en Nueva York.
-Los entrenamientos tienen un gran componente físico, además de estratégico. ¿Alguna vez ha practicado alguna disciplina alternativa, como el pilates o el tai-chi, para mejorar algún aspecto?
-Lo cierto es que sí. Ahora en los Knicks tenemos una profesora que al menos un vez por semana nos da clases de yoga y pilates.
-¿Y le gusta?
-Sí. Me ayuda a mantenerme en forma, a fomentar mi flexibilidad y sobre todo a evitar que aparezcan las temidas lesiones que tantos quebraderos dan a los «fisios».
-¿Con ello ha conseguido que le respeten las lesiones?
-De momento sí.
-¿Cuál es su «secreto» para evitarlas?
-No sé, supongo que entrenar mucho e intentar cuidarse, tanto física como mentalmente. Además, creo que el ser muy elástico, que no flexible, es un punto a mi favor importante.
-¿Ha tenido muchos problemas de salud a lo largo de su carrera?
-En este terreno he tenido mucha suerte. Tan sólo un esguince de tobillo nada más aterrizar en la NBA, pero fue muy leve, ¡menos mal!
-¿Alguna vez ha tenido que pasar por el quirófano?
-Por ahora, afortunadamente, no.
-Supongo, que como buen deportista se cuida, pero ¿hasta qué punto?
-Realmente, no hago nada especial, forma parte de mi constitución. Sólo intento sentirme bien.
-¿Es alérgico?
-No a los alimentos, pero sí que noto, no mucho, la llegada de la primavera, con los típicos estornudos y eso.
-Como base, ¿cómo mantiene despejada su mente en los momentos más críticos?
-Uno siempre está concentrado, más si disfrutas con lo que haces.
-Cuando uno se acerca a una canasta para efectuar un gran mate, ¿no le da miedo caer mal?
-Son gajes del oficio y forman parte de nuestro deporte. Puede que parezcan más exageradas de lo que son, sobre todo cuando se ven desde fuera.
-¿Y con los «encontronazos»?
-Tampoco, no piensas en el golpe sólo en la jugada.
-¿Qué tipo de alimentación sigue durante la temporada?
-No tenemos una dieta muy estricta. Sí que intentamos que nunca falten en el menú la pasta y los carbohidratos. Tengo suerte de que no tengo que eliminar los dulces.
-¿Por qué?
-No soy de «chuches» y golosinas.
-Cuando la dieta no es suficiente, ¿echa mano de suplementos alimenticios?
-Sobre todo de las vitaminas. Tenemos fases en las que en seis meses jugamos casi un centenar de partidos y tenemos que rendir al cien por cien.
-¿Se aleja de las dietas estrictas cuando no juega?
-No mucho, intento mantener siempre un equilibrio.
-¿Se da algún capricho culinario de vez en cuando?
-Siempre está la comida de mi madre, que echo mucho en falta, como con los potajes canarios, además, claro, del jamón serrano y otros productos típicos de la cocina de mi tierra.
-¿Cuándo fue la última vez que fue al médico?
-Justo hace unos meses, cuando pasé el reconocimiento en los Knicks.
-¿Cuántas horas duerme al día?
-Soy muy dormilón, me gusta mucho dormir. No las cuento, pero de ocho a doce horas, según el día.
-¿Lleva alguna medicina siempre a mano?
-Ibuprofeno, supongo que como mucha gente.
-¿Y tiene que utilizarlo a menudo?
-Lo tomo cuando no me encuentro muy allá.
-Además de la química de los fármacos, ¿ha probado alguna vez algún remedio natural?
-La homeopatía.
-¿Cómo le dio por esta rama de la medicina natural?
-Cuando jugaba en el Estudiantes, el médico la empleaba para recuperarnos, tanto de las lesiones como de los resfriados, sobre todo cuando eran cosas leves y podía hacer que las superásemos más rápido.
-¿Y ha podido continuar con la homeopatía en EE UU?
-Me da un poco de rabia, porque no he encontrado ningún sitio donde ir y a veces la echo de menos.
-¿A qué ídolos del «basket» le gustaría imitar?
-Admiro mucho a Michael Jordan.
-¿Con qué le gusta distraerse en los ratos libres?
-Intento practicar otros deportes.
-¿Cuáles?
-Disfruto mucho con el tenis y me he aficionado a jugar al golf. Cuando lo hago procuro evitar los sobreesfuerzos y las lesiones que me puedan afectar luego en la cancha.
 

Publicidad