Más porqués por Julián García Candau

La RazónLa Razón

José Mourinho será siempre «The Special One». Será siempre un personaje pintoresco. No suele admitir errores y cuando peor salen las cosas, menos se responsabiliza. El Real Madrid lleva en la Liga cuatro partidos y cuatro puntos, una media indignante. Ha ganado un solo partido, en casa y al Granada. Perdió en Getafe y ha repetido en Sevilla donde los seguidores de este club debieron disfrutar doblemente porque a la victoria hubo que añadir el hecho de que el equipo visitante vistiera de verde, es decir, como si fuera bético. Cuatro puntos en cuatro encuentros del campeonato es una media luxemburguesa, o así. Mourinho no se pudo contener tras la derrota en Nervión. Simple y llanamente dijo en conferencia de prensa: «No tengo equipo».
Hace un tiempo, cuando el Barcelona le comía el terreno, pronunció aquel mitin inolvidable cuyo argumento estuvo basado en el porqué. Su argumento sirve ahora. ¿Por qué fichó a Carvalho, jugador en la cuesta abajo? ¿Por qué contrató a Altintop y le ha dado la boleta? ¿Por qué fichó a Sahin y le ha abierto las puertas? ¿Por qué trajo a Coentrao por 30 millones de euros? ¿Por qué Khedira parece un jugador de fútbol cuando defiende la camiseta de Alemania y aquí es vulgar? ¿Por qué Özil es estrella en Alemania y en el Bernabéu se estrella y no suele durar más de una hora de partido? ¿Por qué ha corrido el riesgo de contar con Essien, jugador que físicamente es de pronóstico reservado? ¿Por qué el equipo no tiene otro sistema que el contragolpe?
Posdata. ¿Por qué echó del club a Jorge Valdano? ¿Quizá porque tenía criterio para fichajes?