Los enigmas del F150

Los cambios en el reglamento vinculados con las ruedas no sientan bien a Ferrari. Además de las carencias aerodinámicas del F150, el coche de Fernando Alonso sufre problemas de calentamiento con los nuevos neumáticos Pirelli.

063nac16fot1
063nac16fot1

Eso significa que hasta que las ruedas no alcanzan su temperatura óptima el monoplaza no rinde al nivel deseado y, en la actualidad, ese proceso se demora demasiado con relación a sus rivales. Esta razón explica la baja forma que muestra en la clasificación, ya que los neumáticos blandos o superblandos apenas duran dos vueltas a máximo rendimiento, y en estas condiciones, el Ferrari necesita al menos dos giros más. El resultado es que en la segunda sesión del Gran Premio de China el asturiano sólo pudo ser decimocuarto.

El bicampeón del mundo ha reconocido que, aparte de otros muchos, éste es uno de sus caballos de batalla para mejorar la competitividad de un coche que plantea demasiadas dudas. En 2005 se produjo una situación similar. La FIA modificó la normativa de los neumáticos –no se podían cambiar en toda la carrera– y el Ferrari de Schumacher puso fin a un periodo exitoso de cuatro títulos consecutivos.

El alemán llegó a desesperarse porque su coche destrozaba los neumáticos y mientras veía cómo Alonso con un Renault le ganaba la batalla y le sucedía en el trono. Ahora, curiosamente, el monoplaza galo vuela y en Ferrari no dan con la solución a todos sus problemas. Alonso buscó explicación al rendimiento de su coche: «Tenemos piezas experimentales y normalmente los viernes tenemos cambios para probar piezas para las próximas carreras o años siguientes. Creo que el problema hidráulico es una pieza de ésas, así que no hay ningún problema». Aunque luego puntualizó: «Lo normal es que Red Bull y McLaren estén por delante».