El PP espera «no tener que llevar un dossier de los ERE» a Anticorrupción

«¿Dónde está la Fiscalía Anticorrupción?». Es la pregunta que hizo ayer la portavoz del PP-A, Rosario Soto, tras conocerse que Anticorrupción investiga a Nueva Rumasa, ya que desde las filas populares han exigido con anterioridad que se haga lo mismo con el caso de los ERE irregulares autorizados por la Junta de Andalucía.

La senadora Patricia Navarro y la portavoz del PP-A, Rosario Soto, comparecieron ayer ante los medios en la sede regional del partido
La senadora Patricia Navarro y la portavoz del PP-A, Rosario Soto, comparecieron ayer ante los medios en la sede regional del partido

Javier Arenas ya ha pedido en varias ocasiones que se lleve a cabo este procedimiento y ha lanzado la misma pregunta que Soto puesto que no descarta que detrás de las ayudas laborales se esconda una trama de financiación ilegal del PSOE.

Sin embargo, Soto fue más allá y, sin dar plazos a la Fiscalía, expresó su malestar por la falta de posicionamiento ante el escándalo del denominado «fondo de reptiles». En este sentido, afirmó que espera que «no sea necesario que el Partido Popular tenga que llevar a la Fiscalía Anticorrupción un dossier de prensa» con todas las informaciones que han sido publicadas en los medios de comunicación respecto a esta trama, como también ha ocurrido con el supuesto fraude de 140 millones de euros a los inversores del grupo de empresas de José María Ruiz-Mateos.

Cabe recordar que la portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, denunció el pasado martes que el PSOE y los grupos nacionalistas vetaron en la Mesa del Congreso la comparecencia del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, para que éste explicara la postura que ocupa respecto a la investigación de los ERE. Tras la negativa de la Mesa, Sáenz de Santamaría reprendió el «obstruccionismo» de los socialistas, a fin de propiciar que se conozca la verdad del destino del dinero en los procesos de prejubilaciones. A este respecto, Conde Pumpido salió al paso ayer para defender la imparcialidad de la Fiscalía.

De este modo, recordó que el caso empezó precisamente con la investigación mixta de lo sucedido en Mercasevilla, que ha dado lugar a cinco procedimientos judiciales que se están tramitando actualmente. En este sentido, declaró que se trata de una prueba de una actuación «implacable en cualquier tipo de corrupción». Concretamente, espetó que «ya se ha presentado la primera acusación contra cuatro cargos de Sevilla» por los delitos de cohecho «y se les piden unas penas importantes». Por ello, recordó que el Ministerio Público no tiene una doble vara de medir y que actúa contra los corruptos sean del partido que sean.

El PP-A también criticó la postura del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, de quien Soto dijo que «nada en un mar de miles de irregularidades, y conocedor de ello, no sabe cómo salir de esta situación». A este hilo, Soto preguntó que dónde esconde Griñán al consejero de Empleo, Manuel Recio, «porque solamente está sacando a la consejera de Presidencia, Mar Moreno, y a la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, pero no sabemos donde está Recio» para que explique las irregularidades, realizadas a través del IFA desde el año 2001. El consejero de Empleo suspendió un acto que tenía el jueves.

Desde la filas populares se critica que los socialistas sigan negando la existencia de una operación ilegal cuando la Fiscalía ya ha pedido una multa de 900.000 euros y 21 meses de suspensión para el ex delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas, implicado en el «caso Mercasevilla». Por ello, la dirigente del Partido Popular señaló que no se entienden las últimas declaraciones de Díaz, quien aseguró que las ayudas del «fondo de reptiles» a 13 ayuntamientos se habían dado sobre la base de un procedimiento y que estaban sujetas a un control.