La sospecha de amaños de partidos vuelve a sobrevolar la Liga italiana

La Fiscalía de Cremona (norte), que investiga un supuesto fraude de apuestas deportivas en Italia, sospecha que varios clubes de la Serie A (primera división italiana) están implicados en el amaño de partidos de fútbol.

"Mi sensación es que hay encuentros amañados en la Serie A, pero no tienen tanto que ver con las apuestas deportivas, son acuerdos tomados a nivel de clubes, en función de su conveniencia", expresó el fiscal de Cremona Roberto Di Martino tras interrogar a uno de los detenidos por el supuesto fraude, según recoge hoy el diario deportivo "La Gazzetta dello Sport".

El fiscal reconoció ante los medios italianos que "por el momento"no tiene pruebas que avalen su teoría, pero insistió en que su intuición le dice que el amaño de los partidos "no depende de los jugadores, sino de los clubes".

"Como he dicho, es una sensación, por ahora no tengo pruebas", subrayó Di Martino, tras el interrogatorio de siete horas al que fue sometido el dentista Marco Pirani, supuestamente en el centro de la trama.

La prensa italiana asegura que, durante el interrogatorio, Pirani confirmó que los partidos implicados son 30 y no 18, como se pensaba hasta el momento, y confirmó que entre ellos hay varios de la primera división.

En el marco de esta investigación, durante la jornada de hoy acudió a declarar ante los fiscales de Cremona el exfutbolista Giuseppe Signori, que se encuentra en arresto domiciliario y está considerado como uno de los principales implicados en la trama.

Tras el interrogatorio, los abogados de Signori, exinternacional italiano, señalaron que a su cliente le fue propuesto amañar el encuentro Inter-Lecce del pasado mes de marzo pero que éste rechazo la proposición, informaron los medios locales.

Una lista de sospechosos cada día más larga

Por otro lado, la lista de nombres de presuntos implicados en la trama sigue aumentando con el paso de los días y el martes aparecieron dos nuevos nombres que, según la prensa italiana, podrían tener relación con el supuesto fraude: el del exfutbolista del Atlético de Madrid Christian Vieri y el del capitán del Roma, Francesco Totti.

Las sospechas sobre este último derivaron de una conversación telefónica entre Pirani y otro de los detenidos, Massino Erodiani, acontecida el 21 de marzo de 2011, un día después del partido que enfrentaba al Fiorentina y el Roma (2-2).

En esa llamada, según los medios italianos, los detenidos comentaron que "el capitán del equipo 'giallorosso' había dicho que el encuentro finalizaría con muchos goles", tal y como sucedió.

En la conversación no se menciona explícitamente el nombre de Totti, sino que se hace referencia al "capitán del equipo 'giallorosso', por lo que algunos diarios, como el "Corriere della Sera", creen que las sospechas contra Totti pueden ser sólo "una presunción"porque el Lecce también viste de rojo y amarillo.

A las sospechas de su supuesta implicación en el caso respondió hoy Totti, quien se declaró completamente ajeno a las acusaciones y aseguró estar tranquilo, aunque subrayó su "rabia"por haberse visto implicado en el escándalo sin haber ni siquiera sido nombrado de forma explícita.

En cuanto a Vieri, la investigación apunta a que el detenido Marco Paoloni había asegurado a los miembros implicados en la trama de las apuestas que el encuentro Inter-Lecce finalizaría con tres o más goles en el marcador, cosa que finalmente no sucedió.

El sospechoso Ivan Tisci, según los medios, explicó por teléfono al exfutbolista del Bari encarcelado, Antonio Bellavista, que se había encontrado con Vieri el día del encuentro y que éste le había confesado que "no había ganado mucho y que había jugado desde casa con el ordenador".

Tisci después asegura que Vieri estaba al corriente de que en el partido Inter-Lecce finalizaría con tres o más goles y de que la apuesta se pagaba multiplicando lo invertido por 3,5. El exfutbolista se ha desvinculado hoy de las acusaciones y ha amenazado con querellarse contra quien ofenda su reputación.

Este martes también se vio salpicado por el supuesto fraude de las apuestas el encuentro Milán-Bari, que terminó 1-1, así como el Génova-Roma, en el que los 'giallorossi' acabaron perdiendo por 4-3, pese a haber disfrutado de una ventaja de 0-3..

Con respecto al encuentro Milan-Bari, las interceptaciones de la Fiscalía, según "Corriere dello Sport", demuestran que Bellavista contactó con un hombre todavía no identificado, al que le dijo que "se había acercado a algunos jugadores del Bari para favorecer la victoria del Milán", que finalmente no se produjo.

"El acuerdo se ha roto porque los jugadores del Bari han cambiado de idea. Tenían miedo de que el club les descubriese y de provocar la ira del presidente", reproduce el diario.