Objetivo familia

MADRID -«Sin saberlo, cada vez que vas a una tienda, preguntas: ¿hay descuento para familias?», dice Miguel Ángel. Junto a su mujer, Mari Carmen, ha criado a tres niños de 7, 10 y 13 años. «Y cada vez te encuentras más sitios que hacen rebaja», añade. Y es que las familias están en el punto de mira de administraciones y empresas que ven en ellos el pilar en el que se sustenta la sociedad.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad esbozó el pasado febrero un proyecto a favor de la conciliación de la vida laboral y familiar, un plan estatal de guarderías laborales, una estrategia nacional de racionalización de horarios... En definitiva, medidas que redundan en el apoyo a la maternidad y la familia. De hecho, y pese a que el aspecto no figuraba en el real decreto que certificaba los recortes en materia sanitaria, las familias numerosas se han quedado exentas del copago farmacéutico.

Así, con un ojo puesto en la crisis económica y otro en las medidas planteadas recientemente por el departamento de Ana Mato, viven las familias numerosas españolas, que engloban a alrededor de tres millones de personas.

«Se han hecho muchos anuncios de mejora, pero a día de hoy son sólo anuncios», dice Eva Holgado, presidenta de la Federación Española de Familias Numerosas. «Es un momento de incertidumbre y todos tenemos que apretarnos el cinturón, pero hay personas que deben ser especialmente protegidas», añade. Éstas, asegura Holgado, deberían ser, por un lado, aquellos ciudadanos en riesgo de exclusión social o en situación de dependencia, y por otro, aquellos hogares con más miembros. Y es que «la aportación de las familias numerosas a la sociedad es mayor», y serán sus hijos «los que mantengan el futuro económico y social del país».

Mientras esto ocurre, Miguel Ángel y María Carmen llenan su carro en Carrefour, que rebaja entre un 4% y un 8% los precios del IVA en sus productos frescos. En lo que respecta a alimentación, precisamente, Miguel Ángel, comercial de profesión, tiene muy claro que no iba a hacer «recortes». «En el frigorífico no puede faltar de nada. Todo lo que necesiten». Así, puede «dejarse» fácilmente en sus compras entre 600 y 700 euros al mes. No en vano, «donde comen dos, comen tres». Con todo, no le quitan ojo a todas las ventajas que les corresponden: una desgravación tributaria del 4%; un «cheque» para libros escolares que, contando a sus tres retoños, les supone un descuento de hasta 350 euros; rebaja del 50% en las instalaciones deportivas municipales –«nuestra hija está haciendo aerobic», apunta–; un descuento en la factura del agua de un 15%...

 «Son familias que consumen un 50% más que una normal», afirma Agustín Ramos, secretario general de Carrefour. Así, el ahorro que pueden obtener estas familias en sus compras estaría entre los 250 y 300 euros al año. ¿Y cómo está funcionando la iniciativa? «Podemos tener unos 40 clientes al día, pero en los fines de semana alcanzan el centenar», dice Luis Martínez, responsable del Carrefour del parque comercial Plaza Nueva de Leganés. Anteriormente, otras empresas como McDonalds (un 10% de descuento), de telefonía (Movistar lo hará en breve) o de coches (Renault tiene rebajas de hasta 1.500 euros para algunos de su monovolúmenes) también apostaron por las ayudas a estos hogares.

Ahora bien, ¿permiten las condiciones laborales la creación hoy de un hogar que lleve a cabo el relevo generacional que España necesita? Además de ser padre de cinco hijos, Roberto Martínez es director de la Fundación Masfamilia, organización que, desde 2005, entrega los certificados de Empresa Familiarmente Responsable (EFR). Una distinción que sólo reciben aquellas empresas que facilitan la conciliación de sus empleados. Y no es «vitalicia»: cada año se somete a una «auditoría» a la empresa EFR, a la cual, si no ha llevado a cabo mejoras, se le despojará de la distinción. Hasta la fecha, cerca de 300 compañías españolas han sido consideradas familiarmente responsables. «Seguimos certificando nuevas empresas, pero la crisis ha "disparado"de manera indiscriminada. Y las pymes están especialmente castigadas. Ahora ofrecen fórmulas de conciliación en las que las dos partes ganan: flexibilidad, contratos "part time"...», dice Martínez. Eso sí, algunas empresas han implantado sus sistemas con éxito. Aparte de las jornadas reducidas y el teletrabajo, compañías como Iberdrola permiten la reducción de jornada con el sueldo íntegro durante el primer año de maternidad o paternidad; otras, como Banco Santander, son de las pocas que cuentan con servicio de guardería. Pero no hay que engañarse. «Todavía hay pocas políticas a favor de la familia. Y tener cinco hijos hoy es todo un reto», dice Martínez.

 

Las guarderías, una prioridad
La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ya ha puesto en marcha los grupos de trabajo que permitan plasmar el llamado «Plan integral de apoyo a la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de mujeres y hombres». Entre las medidas claves se encuentra el plan de guarderías en los centros de trabajo, que incluye incentivos fiscales para aquellas empresas que adopten medidas en este ámbito. Mato ha destacado que España mantiene un «déficit» de guarderías y por ello quiere articular acuerdos con las empresas, con asociaciones empresariales y, en su caso, con las administraciones competentes en la materia, así como con ayuntamientos, para reducir «de forma clara» el problema y poder atender a los menores. La racionalización de horarios y la no discriminación salarial entre mujeres y hombres es otro de los retos del Ministerio.