La CE esperará a confirmar el origen del nuevo brote de «Ecoli» para activar la alerta

La Comisión Europea (CE) está a la espera de confirmar si el origen del nuevo brote de "E. coli"en Francia se encuentra en semillas distribuidas por una empresa británica para activar el sistema de alerta rápida alimentaria, según dijo hoy a Efe un portavoz del Ejecutivo comunitario.

El Gobierno francés confirmó ayer a la Comisión que las infecciones registradas en el suroeste del país fueron causados por la agresiva y poco común cepa 104 de la bacteria "E. coli", la misma que ha causado 40 muertes en Alemania desde que se detectó el brote hacia mediados de mayo.

Desde entonces la CE está en contacto con París y Berlín para tratar de establecer un vínculo entre ambos casos, y por ahora todas las sospechas apuntan a la empresa británica Thompson & Morgan, distribuidora de semillas para cultivar brotes germinados que fueron consumidos por la mayoría de los infectados en Francia.

Bruselas ha pedido al Gobierno británico que lleve a cabo "análisis sobre el terreno"para comprobar si la empresa con sede en Ipswich es el origen de la infección, según dijo en declaraciones telefónicas el portavoz de Sanidad de la CE, Frédéric Vincent.

"Estamos todavía en la fase de información y a la espera de recibir datos sobre el origen de las semillas", explicó el portavoz, quien también señaló que sistema de alerta rápida alimentaria (RASFF) podría activarse "en los próximos días".

Thompson & Morgan ha comunicado a Bruselas que las semillas que distribuye provienen de otros países, y en particular, de Italia, por lo que la pista del origen de la infección podría estar lejos de Reino Unido, según la misma fuente.

Por su parte, el Ministerio español de Sanidad informó hoy de que "no consta"que los brotes comercializados por dicha compañía hayan sido distribuidos en el mercado español, en un comunicado publicado en su página web.

Asimismo, la Comisión está a la espera de más datos de las autoridades alemanas, que hasta la fecha no han podido determinar si los brotes germinados que causaron las infecciones en este país resultaron contaminados cuando aún eran semillas, durante su cultivo o en una fase posterior.

En esta ocasión, la CE prefiere optar por la prudencia y reunir todos los datos necesarios antes de activar de nuevo el sistema de alerta, para evitar que se repita una situación como la provocada por Alemania, cuando este país acusó de forma precipitada a una explotación española de ser el foco de la infección.