China: censo 2010 por Ramón Tamames

China: censo 2010, por Ramón Tamames
China: censo 2010, por Ramón Tamames

Con los primeros datos del censo de población de China de 2010, sabemos que sus habitantes son 1.340 millones; con una fuerte caída de la natalidad en el último decenio, desde el 1,07, al 0,57 por ciento. Lo que se relaciona con una tasa media de fecundidad, muy similar a la española, de sólo 1,4 hijos por mujer; muy por debajo, pues, del llamado «turno de reemplazo» de 2,1. Por otro lado, se comprueba que está en marcha un acelerado proceso de envejecimiento; al pasar el porcentaje de personas mayores de 60 años del 10,3 en el año 2000 al 13,3 por ciento en 2010. En tanto que la población menor de 14 años declinaba del 23 al 17 por 100.

Un dato especialmente significativo dentro de las consecuencias de la «política de hijo único» decretada en 1980, radica en la sexo-ratio. De modo que en el año 2010 por cada 100 niñas chinas, nacieron 118 niños. Lo que expresa la posibilidad de que en 2030, uno de cada cinco ciudadanos no encuentre novia, o viceversa, en su propio país.

Todos los datos del censo que se han mencionado están originando una viva polémica, en la idea de que la política de contención demográfica ha llegado a sus límites. En ese sentido, como pone de relieve «The Economist» (7.V.2011), la poderosa burocracia del control demográfico se enfrenta a una serie de académicos, entre ellos Wan Feng, que se pronuncian por un cambio radical en las políticas vigentes. Que tenían su justificación en el hecho de que, a poco de proclamarse la República Popular, la tasa media de fecundidad estaba en 5,8 hijos, y la de natalidad en 2,3 por ciento. Cifras absolutamente imposibles de mantener, pero que ya no se corresponden con la realidad actual. Así que, vista a China y a sus demógrafos.