Líneas de buses privados para suplir al metropolitano

La Comunidad los pondrá desde mañana si hay paros 

La Policía abrirá esta tarde la línea 8 de Metro a Barajas
La Policía abrirá esta tarde la línea 8 de Metro a Barajas

«No vamos a echarnos atrás», volvió a advertir ayer el Comité de Huelga. La amenaza de los trabajadores de Metro no acaba hoy. Hasta ahora sólo estaban convocados tres días de huelga: lunes 28, martes 29 y miércoles 30 de junio. Sin embargo, también aseguraron que si la Comunidad de Madrid no daba marcha atrás, el jueves empezarían una huelga indefinida.Hasta ahora, todas las advertencias de los huelguistas han sido cumplidas punto por punto, hasta las ilegales, como la de no respetar los servicios mínimos ni en la jornada del martes ni en la del miércoles. La decisión de iniciar una huelga indefinida desde mañana se tomará hoy a las 10:30 horas en una nueva asamblea de trabajadores de Metro. Aún no se conoce en qué términos se llevaría a cabo ya que, al no estar convocada oficialmente, la Consejería no ha fijado los servicios mínimos. En caso de que no se respetaran y, de nuevo, el metro no funcionara, la Comunidad ya ha preparado un plan alternativo a la huelga para garantizar la movilidad de los más de dos millones diarios de Metro. En concreto, se pondrá en marcha un servicio de autobuses privados que harán, en superficie, el mismo recorrido de las líneas del suburbano. Según explicó el consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría, a LA RAZÓN, el servicio se coordinará con el de EMT y Cercanías, para no cubrir recorridos que realizan estos otros dos transportes públicos.A última hora de ayer, el Consorcio de Transportes aún trabajaba en el recorrido y número de autobuses con el que se intentará suplir la falta del metro. Además, Metro de Madrid abrirá sus puertas como cada día a primera hora de la mañana. Los andenes permanecerán cerrados, pero los vestíbulos sí serán accesibles. La razón es que la empresa pública quiere mantener las estaciones «a punto» por si en algún momento del día se convocara la huelga; una posibilidad muy remota ya que los huelguistas han advertido de que no permitirán que se «toquen» sus nóminas, un extremo imposible tras la rebaja salarial que la Comunidad ha aplicado a sus más de 200.000 trabajadores.