Amenazar a la pareja por romper relación es «dominación machista»

La Audiencia Provincial de Murcia ha dicho en una sentencia que confirma la condena a un maltratador que amenazar a la pareja por querer romper la relación sentimental "es un claro acto de dominación machista que, en este caso, va acompañada de una conducta que pretende humillar a la mujer".

La sentencia confirma la resolución del Juzgado de lo Penal número Seis de Murcia, que hace ahora un año condenó al acusado a 45 días de trabajo en beneficio de la comunidad y a la prohibición de acercarse a menos de 150 metros de la denunciante durante un año y tres meses.

El juez declaró como hechos probados que el acusado mantuvo una discusión con su pareja, que quería poner fin a la relación, y, con ánimo de amedrentarla, le dijo que "como sigas para adelante con la separación, voy a llevar a mi gente y va a arder Troya, te voy a matar y vas a llorar lágrimas de sangre".

Además de insultarla, le amenazó también con que se iba "a gastar hasta el último céntimo"para quitarle a las hijas comunes.

Al rechazar el recurso que presentó el acusado, que cuestionó el testimonio vertido en el juicio por la víctima, la Audiencia indica que "dudar del mismo porque exista una situación de crisis de la pareja o por el hecho de que fue ella la que interpuso la correspondiente denuncia no sirve para invalidar dicha prueba".

Añade que "lo usual es que las parejas que rompen puedan tener ciertos motivos de enemistad como consecuencia de dicha ruptura, o por el propio deterioro de la relación, pues lo raro y poco usual es que ante una ruptura de este tipo, la relación personal entre los afectados no sufra un desapego especial".

Los jueces concluyen que "a nadie se le puede obligar a convivir en pareja con aquella persona con la que no quiere mantener esa relación tan personal e íntima".