Eurocopa

Del Bosque: «Estamos listos»

España no ofrece grietas para el estreno. «Pensamos en mañana y en el pasado mañana», dice Del Bosque. Iniesta no será titular

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Durban- España levanta pasiones, despierta expectación en todo el mundo. Se espera mucho de ella, no sólo en casa. Vísperas del debut contra Suiza; en la conferencia de prensa de Vicente del Bosque, Casillas y Busquets, 30 cámaras de televisión (tres de cadenas brasileñas), 200 periodistas. «La Roja» no puede fallar, sin menospreciar al combinado helvético y con respeto infinito hacia su seleccionador, el viejo zorro Ottmar Hitzdfeld. Si sobre el papel la selección no ofrece dudas ni grietas, por su juego, por ser campeona de Europa, por su inmaculada clasificación y por tres años en los que sólo ha perdido un partido contra Estados Unidos porque, quizá, le sobró confianza y le faltó mentalización, en la pizarra tampoco las presenta, aunque se continúe especulando con la titularidad de Iniesta. Del Bosque, a quien su primer Mundial no le hace cosquillas en el estómago, como a Busquets, y que sólo está «preocupado por el rival y tranquilo», –es para estarlo con dos Ligas de Campeones en el palmarés–, expresó en una frase nada enigmática sus reservas sobre este asunto que no es trascendental, al referirse al jugador: «Pensamos en el mañana y en el pasado mañana, si llegamos lejos». Para después añadir: «Lo importante es que los 23 pueden jugar». No obstante, hablará hoy con los doctores y con Iniesta; después decidirá lo que, presumo, ya tiene digerido: que Andrés no será titular desde el principio y que para su vacante hay múltiples alternativas: la primera, a tenor de los últimos ensayos, Mata; pero no hay que descartar a Pedro, ni siquiera a Navas, con lo que Silva jugaría por la izquierda. Los demás ya se sabe, los habituales: Casillas; Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets; Xavi, Alonso, (?), Silva; y Villa. El signo de interrogación, dado el talento de este equipo, seguro que no es problema. El primer adversario de Vicente del Bosque en un Mundial es Suiza. Logró clasificarse con holgura en un grupo más bien flojo y entró en la historia futbolística de Luxemburgo al caer en casa (1-2). Fue la única sorpresa de la clasificación. Más impone la memoria de este equipo por su papel en Alemania'2006.Pero lo que exige Del Bosque, ante todo, es respeto, el que él tiene hacia Hitzfeld, «un entrenador ejemplar que ha organizado, más que una selección, un equipo. Y no lanza las campanas al vuelo porque «hasta ahora el Mundial está siendo bastante equilibrado, hay muy pocas diferencias». Por ello, sugiere: «Es mucho el optimismo que nos llega desde fuera, como si fuésemos a jugar directamente la final. No es eso. El buen deportista es el que se enfrenta a estos retos con la humildad necesaria».Todo lo que había que hacer para llegar a las cuatro de la tarde del 16 de junio de 2010 lo ha hecho la selección, de ahí el titular que facilita Del Bosque: «Estamos listos para empezar». Repite que habrá que tener paciencia para ganar, que madurarán al rival hasta superarle, «en la práctica». Y se refiere una vez más a sus jugadores, a que no hay diferencias entre los del Madrid y el Barça: «Son todos iguales, defienden un país, una camiseta y forman un equipo». Un grupo con talento, humilde y respetuoso en todas y cada una de las declaraciones, empezando por el entrenador: «Con la experiencia que nos dan los años, espero que tomemos decisiones sin exaltación para que esta selección sea la mejor».Y la más cauta. En el último entrenamiento, ayer en el Moses Mabhida, joya arquitectónica de Durban, tres seguros en el centro del campo, Busquets, Xavi y Alon- so, aparecieron con peto; sin él, Iniesta, Mata, Pedro, Navas, Silva y también, por si se juega con dos puntas, Torres y Llorente. Tampoco Casillas en su brillante intervención dio pistas; pero incidió un par de veces en el cambio generacional de esta selección propiciado por Luis Aragonés, de quien es devoto. Sólo es una suposición, pero se me antoja que está encantado con la revolución que se llevó por delante, entre otros, a Raúl.Iker se siente a gusto con el grupo, destaca el buen ambiente y la cautela: «Hemos hecho una fase de clasificación excelente, pero otros han ganado el Mundial». Luis les puso sobre la pista; ahora está Del Bosque: «Son tan distintos, antagónicos; y los dos, muy buenos en el trato con el jugador». Termina con un reproche: «Para el próximo balón, que consulten». No le gusta el Jabulani.