EEUU estudia cómo evitar terroristas entre el personal aeroportuario

Los aeropuertos estadounidenses son vulnerables a que potenciales terroristas se infiltren en el personal de los aeródromos debido a laxos sistemas de control, indicaron hoy dos funcionarios del país en una vista del Congreso.

Un alto funcionario de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), John Sammon, indicó hoy en la Cámara de Representantes de Estados Unidos que su agencia no puede garantizar que se controla totalmente la identidad y acceso de todos los empleados de aeropuertos civiles del país.

Charles Edwards, inspector general en funciones del Departamento de Seguridad Nacional, señaló que las personas que pueden suponer una amenaza para Estados Unidos podrían adquirir pases de seguridad para acceder a aeropuertos, porque la TSA no controla debidamente posibles filtraciones.

La TSA exige a sus empleados informar sobre su historial delictivo e investiga posibles vínculos terroristas, pese a lo cual Sammon dijo que no se puede asegurar al cien por cien, pese a las medidas de seguridad, que no se den casos de sustitución de identidad.

Los congresistas presentes en la audiencia quisieron conocer si se pueden producir casos como el de un inmigrante ilegal nigeriano que supuestamente obtuvo la identidad de un estadounidense muerto hace 20 años y realizó su trabajo como supervisor en el aeropuerto de Newark desde los años 90.

Sammon reconoció que, pese a las estrictas medidas de control, no se puede asegurar que no se dan casos similares en otros aeropuertos, y recomendó que el Gobierno permita al TSA revisar el historial delictivo de sus empleados cada cinco años.