Eurocopa

Inglaterra se redescubre y Capello respira

Milner y Defoe dan otro aire al juego, que sólo da para acabar segundo

Eslovenia 0-0 Inglaterra
Eslovenia 0-0 Inglaterra

Inglaterra no se había quedado fuera de un Mundial en la primera fase desde 1954 y con Fabio Capello como seleccionador eso no podía volver a suceder. El seleccionador italiano es un especialista en convivir con la presión extrema. Las críticas en una larguísima semana se acentuaron aún más con la salida de tono de Terry, pero el triunfo sobre Eslove- nia, aunque corto y sufrido hasta el final, disipa las dudas que los tristes empates frente a Estados Unidos y, sobre todo, Argelia generaron. «He redescubierto al equipo que conocí en la fase de clasificación», respiró Capello ali- viado. Inglaterra jugará los octavos, gracias a un gol de Jermain Dafoe, como segundo de grupo y con un tortuoso camino por delante, pero que añade más alicientes al campeonato. A partir de ahora, liberado y «sin miedos», como el propio Fabio reconoce que su equipo ha jugado demasiados minutos, Inglaterra vuelve a ser Inglaterra por el bien del fútbol, ayer demasiado cruel e injusto con Eslovenia. El aseado combinado de Matjak Kek –enorme su mérito– estuvo clasificado todo el partido, pero Donovan en Pretoria cambió dramáticamente el rumbo de los acontecimientos, aderezando los cruces con combinaciones imprevistas. Capello encontró la solución en Milner. El desborde del extemo del Aston Villa permitió desatascar el juego ofensivo. Logró lo que ni Lennon ni Wright-Phillips. Sus centros desde la banda derecha, envenenados, agrietaron la defensa eslovena. Uno de ellos encontró como rematador a Defoe, un delantero con mucha más mo- vilidad que Heskey, otra apuesta que el italiano, de momento, pierde. Apenas se había cubierto me- dio periodo y con el marcador a favor, Inglaterra soltó la ansiedad acumulada. «Jugar juntos, luchar juntos», reclamaba Capello. El grupo al fin recuperó su identidad y acabó con la alegre propuesta de Kek, una de las sorpresas agradables en Suráfrica. Gerrard y Wayne Rooney debieron sentenciar en el primer periodo, cuando el marcador ya se había movido. De ambos se espera mucho más, pero parecen jugar encorsetados. Inglaterra dominaba, pero no finiquitaba el partido. Sólo encontraba la vía de Milner para llegar a Handenovic.En la reanudación, la imagen de los primeros minutos resultó incluso más convincente. Por fin se veía a un equipo solidario y comprometido. «Era un final», dijo Defoe. El goleador fue el primero que pudo sentenciar en el segundo periodo. Se encontró un rechace tras un córner y lo desaprovechó delante del portero. Luego, en un clamoroso error de la defensa eslovena, Rooney estrelló un balón en el palo. El delantero del Manchester United tuvo todo el tiempo del mundo para pensar, pero elegió mal. Un fallo que evidencia que no atraviesa por un buen momento. Y Terry, de cabeza, también tuvo la sentencia. Pasada la hora de encuentro, Eslovenia reaccionó y asustó de verdad. Hasta tres remates consecutivos en una misma jugada de Andraz Kirm, Zlatko Dedic y Valter Birsa fueron repelidos entre la defensa y el portero James, casi inédito. La acción metió el miedo en el cuerpo a Capello. Entonces, apareció su carácter italiano ciento por ciento, retiró a Rooney del campo con la excusa de unas leves molestias en el tobillo, y echó el cerrojo. Inglaterra ganaba, había convencido con su juego y era por primera de grupo. El único revés llegó en Pretoria, donde el triunfo in intremis de Estados Unidos deja a los «pross» en octavos, pero segundos del grupo. El domingo empieza el Mundial en su máxima expresión.

- Ficha técnica: 0 - Eslovenia: Samir Handanovic; Miso Brecko, Marko Suler, Bostjan Cesar, Bojan Jokic; Valter Birsa, Robert Koren, Aleksandar Radosavljevic, Andraz Kirm (Tim Matavz, m.79); Zlatan Ljubijankic (Zlatko Dedic, m.62), Milivoje Novakovic. 1 - Inglaterra: David James; Glen Johnson, Matthew Upson, John Terry, Ashley Cole; James Milner, Steven Gerrard, Frank Lampard, Gareth Barry; Wayne Rooney (Joe Cole, m.72), Jermain Defoe (Emile Heskey, m.85). Gol: 0-1, m.23. Defoe. Árbitro: Wolfgang Stark (Alemania). Tarjetas amarillas, por Eslovenia, a Jokic, Dedic y Birsa, y por Inglaterra, a Johnson. Incidencias: partido del grupo C, disputado en el estadio Nelson Mandela de Puerto Elizabeth. Unos 40.000 espectadores.