Miley Cyrus se enfrenta a sus fans

TWITTER@MileyCyrus: «He intentado olvidarme de Twitter durante mis vacaciones, pero necesito aclarar que nunca insultaría a mis fans».

La cantante, junto a su novio, Liam Hemsworth
La cantante, junto a su novio, Liam Hemsworth

MADRID- De la inocente Hanna Montana ha pasado a ser una auténtica Lara Croft, y si no que se lo digan a los fans que la esperaban en Costa Rica, donde la artista pasa unos días de descanso junto a su novio, Liam Hemswort. De repente, y sin darse cuenta, mientras se dirigía a un helicóptero para trasladarse a otro punto del país, se vio rodeada por un grupo de seguidores que querían fotografiarse con la musa adolescente y pedirle autógrafos y besos. Ella, al principio los atendió amablemente, a pesar de la insistencia de su pareja para que pusieran rumbo al helicóptero. Al ver todos los que esperaban su turno, la cantante se disculpó y les dijo que lo sentía, pero que no podía estar más tiempo allí. «Por favor, una más», gritó uno de los jóvenes. «Cariño, no puedo, tengo que marcharme», una respuesta que no sentó nada bien entre los presentes, que rápidamente comenzaron a insultarla.

«Estoy de vacaciones»
Ella, sorprendida por esta desmesurada reacción, volvió hasta ellos para solucionar la situación: «No creo que merezca este tipo de calificativos. Debéis comprender que estoy de vacaciones», aseguró mientras los adolescentes grababan el altercado. Pronto, las imágenes dieron la vuelta al mundo a través de internet y todos pudieron vivir el conflicto casi a tiempo real.

Cyrus, consciente de la repercusión del enfrentamiento, escribió una serie de tuits en su perfil de la red social para aclarar lo sucedido y para que las críticas hacia su actitud no fueran en aumento. En sus textos aseguró que no entendía cómo habían llegado a esa situación, ya que ella siempre es muy respetuosa con todos sus seguidores. Aunque si se echa la vista atrás, no es la primera vez que protagoniza una situación similar. Hace unos meses, arremetió contra un paparazzi que quería grabarla junto a una amiga a la salida de una cafetería y forcejeó para que el cámara borrara todo el material.