Salvados a 17 minutos de la explosión

La seguridad aérea no sólo rozó la tragedia el pasado fin de semana, sino que fue evitada in extremis. Apenas a 20 minutos de que acaeciera lo peor según declaró ayer el ministro francés de Interior, Brice Hortefeux.

 
 

«Uno de los paquetes fue desactivado 17 minutos antes de la explosión prevista», dijo al canal público de televisión France 2, en relación con los planes terroristas de Al Qaida, que pretendía perpetrar un nuevo atentado con paquetes-bomba embarcados en varios aviones procedentes de Yemen y con destino a Estados Unidos. Concretamente estaban dirigidos a varios lugares de culto judío en Chicago.

Fallo en los controles

El titular galo no detalló cuál de los dos artefactos, si el interceptado en Dubái o en Gran Bretaña, fue desactivado, aunque según sus servicios se trataría de la bomba localizada en el aeropuerto británico de East Midlands, en el centro de Inglaterra. Un paquete que viajaba entre la carga de un avión de mensajería de la compañía UPS y que no llegó a explotar, pero que estaba «operativo», tal como reconocieron las autoridades. El dispositivo, que escapó a todos los controles, se hallaba encaramado a un cartucho de tinta y conectado a un circuito de teléfonos móviles.

Este dato, que reveló ayer el ministro francés, se enmarca en la investigación que está llevando a cabo la Policía británica, que trata todavía de determinar la hora exacta a la que estaba fijado el atentado, que todas las fuentes atribuyen a la rama de Al Qaida en la Península Arábiga.

Concretamente se sospecha de Ibrahim Hassan al-Asiri, artificiero de la organización terrorista y al que se responsabiliza también del atentado fallido contra un avión que debía aterrizar en Detroit las pasadas navidades.

Hortefeux hizo esta revelación al aludir al nivel de alerta terrorista en el que se encuentra Francia y a la amenaza que supone Al Qaida, considerada la principal enemiga en estos momentos. Sobre todo después de las advertencias vertidas por Osama Ben Laden en una grabación sonora la pasada semana y tras el arresto hace unos días de dos presuntos terroristas islamistas.

Estos individuos, sospechosos de planear un atentado, fueron detenidos en Seine Saint Denis, al norte de París, por «asociación con fines terroristas» aunque, según el ministro, aún no está claro que estuvieran preparando dar un golpe en Francia.


Otra «anarco bomba» contra la legación francesa en Atenas
Artificieros griegos detonaron ayer un paquete bomba destinado a la Embajada francesa en Atenas, informó la Policía. La explosión no causó heridos y se hizo en el exterior del edificio de una compañía de mensajería en el barrio ateniense de Kalithea. Las autoridades investigan otros tres paquetes sospechosos en otra empresa de mensajería situada a 30 kilómetros de Atenas. Desde el lunes, la Policía ha localizado 14 paquetes bomba sin que ninguna organización se haya atribuido la autoría.