El parto millonario de Penélope Cruz

La actriz dio a luz en una clínica de lujo al estilo Hollywood

Imagen de archivo reciente de la actriz
Imagen de archivo reciente de la actriz

Son los únicos actores españoles que han conseguido un Oscar y su primer hijo vino a luz el sábado en Los Ángeles, la cuna de Hollywood. La publicista de Penélope Cruz en EE.UU., Amanda Silverman, ya ha emitido la confirmación oficial del nacimiento a través de una escueta nota en la que explicaba: «Penélope y Javier dieron la bienvenida a su primer hijo a la familia la semana pasada. Los padres y el bebé se encuentran bien». Aunque el comunicado no añade ningún nuevo dato, sí se sabe que el retoño de las «celebrities» nacionales ha nacido en el emblemático Cedars-Sinai, un prestigioso y carísimo centro hospitalario que cuenta con toda clase de atenciones al parto. Los actores han podido disfrutar de un alumbramiento a todo lujo, ya que todos los intérpretes que ruedan películas de estudio pertenecen por ley al sindicato y su seguro cubre al cien por cien los gastos médicos. Máximo, en el caso de profesionales de la talla de Javier Bardem y Penélope Cruz, que han desarrollado papeles protagonistas y que llevan ya una década en Hollywood.


Cien mil euros
Así, el primogénito de la familia Bardem Cruz ha llegado al mundo rodeado de lujo y atenciones, en una suite que cuesta entre 2.000 y 2.500 euros diarios. Además, en estos gastos no se incluyen los más relevantes, como las visitas médicas, el anestesista o la seguridad privada en su propio pasillo, que elevan la cifra a más de cien mil euros. Las habitaciones de alta gama están equipadas con bañeras de relajación y tienen espacios reservados para las visitas y familiares. Asimismo, cuenta con una enfermera a su entera disposición y con expertos en estética para peinar y acicalar a la actriz. La suite también dispone de una televisión de plasma y de un servicio de cena romántica para celebrar el alumbramiento.

El hospital Cedars-Sinai se encuentra entre Beverly Hills y West Hollywood rodeado de tiendas de lujo como la de Stella McCartney y restaurantes que son leyenda en esta ciudad, tal es el caso del Ivy. En este mismo centro han sido atendidas reconocidas estrellas como Cindy Crawford, Salma Hayek, Kate Hudson, Demi Moore o Gwyneth Paltrow, entre otras.

Con todo, Bardem está en una nube. Feliz por la llegada de su primer retoño, de que todo saliera a la perfección y Penélope y su bebé se encuentren en buen estado. Para colmo el martes, en plena efervescencia emocional, recibieron la noticia de la tercera nominación al Oscar para Javier por su trabajo en «Biutiful». La felicidad de la pareja tuvo como testigos a los familiares cercanos de Penélope: su madre Encarna, su hermana Mónica, que viajó con su novio Álex, y a su hermano pequeño, Eduardo, que se encarga en siempre de atender las necesidades logísticas de la familia. Por parte de Bardem sólo estuvo su madre Pilar, que se ha convertido para Pe en un gran apoyo.

2011 no ha podido empezar mejor para la pareja, que eligió tener a su hijo en Los Ángeles, primero por motivos de seguridad, segundo de privacidad, y tercero porque qué lugar mejor que California, a 25 grados para pasar el invierno. Asimismo, se especula con la posibilidad de que dar a luz en EE UU podría facilitarles la doble nacionalidad para el recién nacido. La pareja ya ha recibido felicitaciones de multitud de amigos y compañeros de trabajo como Johnny Depp, Elton John, Sting, Gwyneth Paltrow y Leonado DiCaprio. Incluso John Galliano –amigo de la pareja y diseñador del vestido de novia que Penélope lució en su boda– baraja crear una línea de ropa infantil dedicada al bebé.
 
Seguramente Cruz y Bardem se van a tomar un tiempo de descanso para estar con su hijo.

Y otra vez han conseguido hacer que nada trascienda. Pocas son las celebridades que mantienen su intimidad tan lejos de la opinión pública. Hoy, ambos están en lo más alto del escalafón –ella con cuarenta millones de dólares en la cuenta del banco y casada con el amor de su vida y Bardem luchando por su segundo Óscar–, no necesitan, ni desean mirones en su intimidad.


Las claves de la discreción
El secretismo que ha rodeado a la pareja, desde su matrimonio en Las Bahamas hasta el nacimiento de su hijo, ha ido parejo con el interés que despiertan en los medios de comunicación. A pesar de que la Prensa americana no ha publicado nada sobre el nacimiento hasta tener confirmación, en Hollywood existe mucha curiosidad, desde la noticia del embarazo, por ver a la actriz en la nueva entrega de «Piratas del Caribe». La propia Pilar Bardem hacía gala de discrección: «¿Han dicho algo los padres?», preguntó la madre del actor a un periodista que le interrogó por teléfono sobre la supuesta noticia. Y al saber que no, que oficialmente la buena nueva no se había confirmado, dijo riéndose: «Pues entonces, yo no te puedo decir nada».


Así será el nuevo hijo de Penélope

 Al poco de conocer el acontecimiento empezaron a circular en internet los posibles nombres del recién nacido: «Ramón Ramón» en alusión a la película «Jamón, Jamón», donde se conocieron los actores; Óscar, a raiz de la nominación de Bardem, e incluso Pedro, en homenaje al director manchego. Pero lo más sorprendente es la recreación que ha hecho el artista forense americano Joe Mullins con fotos recientes de los actores, y uniéndolas con la última tecnología informática para predecir el aspecto futuro del recién nacido.