El Gobierno discrepa con el fallo «claramente»

MADRID- «Acato la decisión, pero discrepo claramente con el fallo». Así se expresó ayer el ministro del Interior, Jorge Fernández tras conocer la sentencia del Tribunal Constitucional en la que se legaliza a Sortu. Tajante, aseguró durante una rueda de prensa en el ministerio del Interior que con Sortu o sin Sortu «la izquierda abertzale tiene que condenar el terrorismo, pedir perdón y exigir la disolución incondicional de la banda».

Fernández Díaz, que dijo sentirse «profundamente cercano» a la sentencia de la Sala del 61 del Tribunal Supremo que en marzo de 2010 prohibió la inscripción de Sortu en el Registro de Partidos Políticos, indicó que su «discrepancia» con el fallo se basa en los informes de la Policía y la Guardia Civil. No obstante, el ministro pidió esperar hasta conocer los fundamentos de derecho de la sentencia dictada por el Constitucional para hacer una valoración más amplia al respecto. En este sentido, al ser preguntado sobre si el Gobierno presentará nuevos informes policiales contra Sortu, el titular de Interior reiteró que cuando se sepa el contenido de la sentencia del TC se manifestará al respecto. Además, Fernández quiso dejar claro, por si hubiera dudas, que el Gobierno «no ha negociado ni con ETA, ni con sus presos ni antes, ni ahora ni después»; que lo sepa «ETA, la izquierda abertzale y Sortu».

Fernández envió un mensaje a las víctimas para que sepan que «el Gobierno está con ellas» y que «comprende su dolor» y volvió a reiterar su exigencia a la izquierda abertzale: «Exigimos que condenen los crímenes que jaleaban, porque no les he visto condenar ninguno, y pidan a la banda terrorista que se disuelva».

En referencia a las declaraciones que ha hecho el dirigente de la ilegalizada Batasuna, Pernando Barrena tras conocer la legalización de Sortu en la que indicaba que «hoy Sortu, mañana los presos», Fernández respondió tajante: «como responsable de Interior, la política de Gobierno se resume en el cumpliendo de la ley tanto en el ámbito penal como penitenciario».
En la misma línea se expresó el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, quien también indicó la «discrepancia» del Gobierno con la decisión del Tribunal Constitucional. Gallardón indicó que el Ejecutivo acoge con el «máximo respeto y acatamiento» la decisión del TC, pero que discrepa «del contenido del fallo». El titular de Justicia reiteró la «inquebrantable voluntad de lucha permanente contra el terrorismo» del Gobierno y dijo que está a la espera de conocer el contenido de la sentencia y de los votos particulares para saber cuáles son los límites que se establecen a la participación política de Sortu y el margen de actuación del Ejecutivo, informa Efe.