Confusión y caos en Reino Unido

La Policía británica tardó horas en confirmar que un artefacto sospechoso fue encontrado en una aeronave

La Policía traslada el paquete sospechoso hallado ayer en un avión de carga en el aeropuerto de East Midlands (centro de Inglaterra)
La Policía traslada el paquete sospechoso hallado ayer en un avión de carga en el aeropuerto de East Midlands (centro de Inglaterra)

LONDRES- El hallazgo de un paquete sospechoso en el aeropuerto británico de East Midlands, centro de Inglaterra, puso ayer en alerta a las autoridades de ambos lados del Atlántico. Eran las 3.28 de lamadrugada y la Policía hacía un control rutinario de la mercancía en un avión de UPS que procedía de Yemen y se dirigía a Chicago vía Filadelfia. Los agentes encontraron algo que llamó su atención y los servicios de emergencia se trasladaron rápidamente a la zona. Los trabajadores de las oficinas del aeródromo, el más importante de carga de Reino Unido, fueron desalojados en dos ocasiones. El cordón policial se retiró por la mañana, pero luego volvió a instalarse a medio día para ampliar los análisis. El área tomada por los expertos estaba muy retirada de la terminal que asiste a los pasajeros, por lo que no se tuvo que cancelar ningún vuelo. En cuestión de minutos cundió el pánico en los medios de comunicación y el resto de aeropuertos tuvieron que emitir comunicados para especificar que no habían alterado su actividad. A lo largo del día hubo una confusión absoluta sobre dónde había sido encontrado el paquete, ya que, en un principio, se dijo que estaba en el centro de distribución. No fue hasta última hora de la tarde cuando Scotland Yard confirmó que la carga estaba dentro de la aeronave. La versión oficial especificó que el avión hacía una «parada rutinaria», pero no quiso dar detalles sobre si había continuado con su trayectoria a EE UU. El paquete sospechoso encontrado ayer contenía un cartucho de impresora manipulado. La Policía matizó que los especialistas en explosivos habían estado presentes en la operación y, debido a que se trataba un objeto «potencialmente amenazante», se habían ordenado «exámenes científicos adicionales» junto con otra serie de artículos.

En un comunicado a última hora de la noche, la ministra del Interior, Theresa May, matizó que nada hacía sospechar que entre los objetivos de los conspiradores estuviera Reino Unido. Sin embargo, recalcó que el Gobierno estaba considerando «de manera urgente» qué pasos senecesitaban tomar con respecto a la seguridad de la carga originaria de Yemen y que, por el momento, se habían cancelado todos los vuelos directos procedentes de este país. En enero, el Ejecutivo situó la amenaza terrorista en «severa», la cuarta más grave de los cinco niveles que existen. Esto indica que se considera «altamente probable» que el país pueda sufrir un ataque.


El MI5 advirtió de la amenaza yemení
El jefe de la agencia de contraespionaje británica MI5, JonathanEvans, ya advirtió el mes pasado sobre el peligro real que suponíanlos socios de Al Qaida en Yemen, ya que querían montar cualquier tipode ataque contra los intereses occidentales que aspirara «alterrorismo espectacular del 11-S». Según el experto, había unaespecial preocupación por la influencia del líder religioso Anwar alAwlaqi, «cuya influencia es mayor porque predica y enseña en inglés,lo que hace que su mensaje se más asequible a las audienciasoccidentales».