El alcalde de Premià presume de no poner la rojigualda

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Barcelona- El alcalde de Premià de Mar (Barcelona), Miquel Buch (CiU), explicó ayer que su Ayuntamiento no tiene colgada la bandera española en la fachada por acuerdo del pleno municipal, y considera que la Ley de Banderas «encorseta» a los municipios. En una entrevista con Europa Press, el también presidente de la Associació Catalana de Municipis (ACM) aseguró que no sólo Premià de Mar ha decidido no colgarla sino «muchos» otros pueblos de Cataluña. «Y a día de hoy sale el sol cada día», se jactó.
Estas declaraciones llegan después de que Sant Pol de Mar (Barcelona) a finales de abril cumplió, a instancias de la Delegación del Gobierno, con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que le obligaba a seguir la Ley de Banderas y, por lo tanto, a que ondeara la española. Sin embargo, una semana después unos desconocidos la quemaron y, una vez restituida, la robaron en dos ocasiones más.
Buch envió una carta a la delegada del Gobierno, Llanos de Luna, para defender a la alcaldesa de Sant Pol de Mar, Montserrat Garrido (CiU), y exculparla de cualquier responsabilidad. También le argumentaba que, ante la crisis tan grave que se está viviendo, era una cuestión poco importante, a lo que Llanos de Luna le respondió que el Gobierno ya actúa para solventar los problemas económicos pero que éste también es un tema que «hay que cumplir».
El alcade de Premià también se ha sumado al boicot a los peajes y está a la espera de recibir la multa de Interior.