Huida hacia adelante del Sevilla (1-0)

Sin fútbol y con un solitario gol de Rakitic, Manzano rompe la dinámica perdedora nervionense ante un Hércules atrevido, pero sin mordiente

El Sevilla se acerca a Europa (1-0)
El Sevilla se acerca a Europa (1-0)

Con un planteamiento muy básico y sufriendo hasta el último minuto, el Sevilla rompió la dinámica perdedora ante el Hércules gracias a un solitario gol de Rakitic que lo coloca séptimo y a tres puntos del Espanyol, que ocupa la sexta plaza, un objetivo menor a comienzos de temporadas y con el que Del Nido se daría con un canto en los dientes a final de una Liga desastrosa.

Creía el Sevilla a comienzos de temporada que su problema era la defensa y fichó sobre la marcha a Alexis y Martín Cáceres; y pensó en enero que sus males se solucionarían contratando a dos mediocentros, Rakitic y Medel, pero los resultados siguieron sin llegar porque el equipo adolece del equilibrio táctico básico. O ataca o defiende. Lo primero lo hace bien; aún tiene dinamita arriba con Kanouté, Negredo, Luis Fabiano y un chaval, Rodri, que se sale con el filial esperando su oportunidad. Atrás, en cambio, cojea y las carencias, por lógica, se ven más en Nervión. No es casualidad que hasta la visita del Hércules, el Sevilla hubiese ganado sólo diez de los veintidós partidos oficiales disputados como local.

Tan mal vio Manzano la situación que ayer cambió el guión habitual. Entregó el balón al rival, un equipo al que sólo hay que verlo medio tiempo para entender por qué llevaba cuatro meses sin marcar a domicilio, y optó por el ataque directo. O sea que después de cambiar por completo el centro del campo y olvidarse de Zokora y Romaric, la solución fue el juego directo.

Sin miramientos, el Sevilla recurrió al pelotazo para que Negredo y Luis Fabiano se las aviaran. Entre ambos se fabricaron dos ocasiones antes del cuarto de hora y a los veinte minutos crearon el 1-0, con la firma final de Rakitic. El estreno goleador del croata llegó precedido de un perfecto pase con el pecho del vallecano.

El Sevilla necesitaba poco para mirar de cerca a Calatayud y con el gol ahuyentaba la ansiedad después de seis partidos seguidos sin ganar. Eso, al menos parecía, porque en el segundo tiempo el conjunto de Esteban Vigo dio un paso al frente y los nervios se empezaron a apoderar de los locales. El baldío esfuerzo ante el Oporto pasaba factura. Lo intentaba a la contra, pero el 2-0 se resistía y alimentaba la fe de un Hércules que rozó el empate en un remate de Trezeguet que tocó en Fazio y al que respondió Javi Varas, sustituto del lesionado Palop, de forma providencial.

El 1-1 habría encendido Nervión y Goyo Manzano, que lo veía venir, no tardó en meter en el campo a Kanouté y a Zokora para amarrar un resultado que alivia la situación liguera del Sevilla, pero no esconde de ningún modo la inseguridad de un grupo que acude el miércoles a Oporto con pobres sensaciones.


Nueve salidas sin ver puerta
El Hércules se mantiene fuera del descenso, pero no por su rendimiento lejos del Rico Pérez. El equipo de Esteban Vigo va camino de batir un récord negativo: ya acumula 863 minutos sin marcar a domicilio. Después de lograr la proeza de ganar en el Camp Nou (1-2), sólo ha sido capaz de marcar un gol, en Almería (1-1), hace ya cuatro meses. De Pamplona, Cornellà-El Prat, La Coruña, Santander, Mallorca, Gijón, Bilbao, Valencia y ahora Sevilla ha regresado sin ver portería. Es obvio por dónde pasa la salvación.



- Ficha técnica:


1 - Sevilla: Javi Varas; Cáceres, Fazio, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Rakitic (Zokora, m.80), Capel (Perotti, m.88); Luis Fabiano (Kanouté, m.68) y Negredo.

0 - Hércules: Calatayud; Cortés, Abraham Paz, Rodríguez, Pulhac; Cristian (Portillo, m.74), Farinós, Abel Aguilar, Thomert (Tote, m.82); Tiago Gómez (Femenía, m.63) y Trezeguet.

Goles: 1-0, M.20: Rakitic.

Árbitro: Turienzo Álvarez (Comité castellanoleonés). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Jesús Navas (m.71) y Escudé (m.87), así como a los visitantes Abel Aguilar (m.24), Rodríguez (m.35) y David Cortés (m.41).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de Liga en Primera División, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante más de 38.000 espectadores.