San Bruno llega a la Sagrada Familia

La basílica de Gaudí estrena una escultura de tres toneladas realizada por Montserrat García

La escultura de San Bruno fue descubierta ayer

BARCELONA- La Sagrada Familia sigue creciendo poco a poco. Ayer la basílica ideada por Antoni Gaudí añadió una nueva pieza a su conjunto, con la instalación de una gran escultura. Se trata de una imagen de San Bruno, monje alemán fundador de la orden religiosa contemplativa de los Cartujos. La presentación de la obra, realizada por Montserrat García Rius, tuvo lugar precisamente en el día dedicado al santo.

El acto celebrado ayer fue realizado por el vicario de la Cartuja de Montalegre y otros sacerdotes, además de contar con la presencia de Esteve Camps, presidente de la junta constructora de la Sagrada Familia, y Joan Rigol, su antecesor en el cargo.

La presencia de San Bruno en la Sagrada Familia ya había sido señalada por el propio Gaudí, quien la quería en el exterior del ábside. El santo ha sido representado de pie y mirando en actitud contemplativa, además de llevar una cruz en la mano. La figura está realizada en piedra travertina romana; tiene una altura de cuatro metros, y pesa tres toneladas.

Esta escultura entrará en diálogo con las que ya han dejado en el templo otros artistas, como Josep Maria Subirachs, Llorenç Matamala o la propia García Rius, autora de las imágenes de San Francisco de Asís y Santa Clara.

La artista de L'Hospitalet de Llobregat está especializada en trabajos de grandes dimensiones y destinados a espacios públicos. Una de sus esculturas más conocidas es la que dedicó al futbolista Ladislao Kubala, ubicada en las instalaciones del F. C. Barcelona. Para su ciudad natal realizó el monumento dedicado a Rafael Casanova. Otra de sus creaciones más importantes es un trabajo escultórico destinado a la capilla dedicada al beato Pere Tarrés en la catedral de Barcelona.

La presencia de San Bruno en la obra de Gaudí sirve para homenajear a una orden con 800 años de historia a sus espaldas, además de recordar su rico legado cultural y espiritual.

La Sagrada Familia, declarada basílica desde el día de su consagración en 2010 por el Papa Benedicto XVI, sigue con sus trabajos. En la actualidad, uno de sus principales objetivos es la construcción de la fachada de la Gloria, además de las torres de los Evangelistas, María y Jesús. Si todos sigue por su buen camino, tal y como indicó en su momento Joan Rigol, la basílica podría estar finalmente concluida en 2028, aunque todavía queda mucho por hacer y solucionar como, por ejemplo, el crecimiento de la obra por la calle Mallorca.

El gran proyecto arquitectónico de Gaudí es el edificio más visitado de Cataluña, como lo demuestran las 3,2 millones de personas que pasaron por el recinto religioso en 2011.