Juegos Olímpicos

El fondo es el antídoto

Los corredores del 5.000, la cara, lucharán por el oro. Mercedes Chilla, la cruz, al no entrar en las medallas

El nacionalizado Bezabeh, en pleno esfuerzo, durante su serie de 5.000
El nacionalizado Bezabeh, en pleno esfuerzo, durante su serie de 5.000

Sin rastro de medallas en una tarde pasada por agua. El tercer día de competición se saldó con muy buenas actuaciones de los nuestros en las series de 5.000 y 800 masculinos, pero sin metal alguno que inaugure el medallero español. La principal opción de la jornada para la delegación española era Mercedes Chilla en la final de jabalina. La jerezana sucumbió ante el poderío alemán de Stahl y Obergföll, y ni siquiera pudo meterse en la lucha por las medallas. La andaluza acabó con un sexto puesto que sabe a poco.La otra cara de la moneda fue para Bezabeh, España y Sánchez. La terna española consiguió la clasificación para la final de los 5.000 metros masculinos que se disputará mañana por la noche en el estadio Olímpico de Montjüic. El atleta de origen etíope marcó uno de los mejores tiempos de las series y por momentos parecía que su zancada luchaba por un lugar en el podio en vez de una plaza en la final. Su poderío físico ejemplificó la lucha del atletismo masculino por inaugurar el casillero de medallas en Barcelona 2010, algo que fue secundado por Jesús España y Sergio Sánchez, que también consiguieron marcas a la altura de una semifinal de un campeonato de Europa.Las semifinales de 800 tuvieron su cara más amable en el sevillano Kevin López. Tras un magnífico final de carrera, en el que batió a todos sus rivales de la serie, logró una primera plaza que vale su peso en un lugar en la final de mañana. Luis Alberto Marco acompañará a López; en cambio, David Bustos no consiguió estar entre los mejores tiempos de la prueba y que tendrá lugar en la pista central mañana a las 19:35.Jackson Quiñónez y Digna Luz Murillo fueron la cara y la cruz en la distancia corta. Quiñónez estará en la final de los 110 vallas; Murillo no pasó de las «semis».