ANÁLISIS Elecciones en el socialismo galo

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué representa el anuncio de Martine Aubry?
En unos momentos difíciles para el socialismo francés tras la detención en Nueva York de Dominique Strauss-Kahn –su gran baza para las elecciones presidenciales del año que viene– Martine Aubry ha querido presentar una esperanza para la izquierda francesa. La hija de Jacques Delors ha debido de tener muy presente el anuncio opuesto de su padre en 1994, cuando hizo pública su decisión de no presentarse a las elecciones del año siguiente que ganó Jacques Chirac. Esa renuncia supuso una verdadera decepción para quienes querían ver en el Elíseo a otro presidente de izquierdas tras los dos mandatos de Mitterrand. Quizá por eso su hija ha cuidado al máximo la puesta en escena de su anuncio y ha hecho un primer esbozo de su proyecto político. Sin duda, en esta primera fase Aubry mira a la izquierda y apela a una unión de las distintas y fragmentadas sensibilidades progresistas.

¿Quiénes serán sus adversarios socialistas?
El primero de ellos es François Hollande, su antecesor en el cargo de primer secretario del Partido Socialista. Hollande tiene un perfil menos ideológico y dogmático que el de Aubry, a quien todos los franceses recuerdan como la autora de la famosa ley de las 35 horas y de las desastrosas consecuencias que tuvo para la economía francesa. Esto hace que muchos en la mayoría presidencial consideren que Hollande sería un adversario más difícil que la hija de Delors. Ségolène Royal, la ex pareja de François Hollande, tiene también sus opciones. La derrota hace cinco años frente a Sarkozy no es determinante. Si decide lanzarse a las primarias, la lucha entre ella y Aubry abrirá heridas que aún no han cicatrizado en el socialismo francés. Martine Aubry ganó en 2008 frente a Ségolène Royal las elecciones al puesto de primer secretario del Partido Socialista por tan sólo 42 votos, con un cruce mutuo de acusaciones de fraude que tuvieron que ser resueltas por los órganos competentes.