La Fiscalía identifica a 30 meretrices asiduas a las fiestas de Berlusconi

Sexo, prostitutas y poder. El nombre de Silvio Berlusconi sigue enfangándose aún más con este cóctel explosivo tras la publicación ayer por parte de la Fiscalía de Bari de las conclusiones de la investigación que ha realizado al empresario Giampaolo Tarantini y a la actriz Sabina Began.

La actriz Manuela Arcuri rechazó mantener relaciones con Berlusconi a pesar de la «recompensa»
La actriz Manuela Arcuri rechazó mantener relaciones con Berlusconi a pesar de la «recompensa»

Ambos se encargaban de reclutar meretrices de lujo que luego hacían llegar a las fiestas que el primer ministro italiano organizaba en sus villas. Al menos 30 chicas habrían pasado por estas bacanales, conocidas como «bunga bunga», de la mano de Tarantini. A cambio, éste esperaba recibir contratos y contactos para su firma sanitaria.

La Fiscalía, que ha realizado más de 100.000 escuchas telefónicas, acusa a ocho personas, entre los que se encuentran el empresario y la actriz, de asociación delictiva y de favorecer la prostitución, entre otros delitos. Berlusconi no está en la lista de imputados, pues mantener relaciones sexuales con meretrices no constituye un delito en Italia. Según los investigadores, Tarantini, quien se encuentran actualmente en prisión por haber extorsionado a «Il Cavaliere», pagaba a las chicas para que se acostasen con el primer ministro. El empresario también habría utilizado esta técnica para conseguir favores de altos ejecutivos de Finmeccanica, un consorcio de seguridad y aeronáutica italiano.

Al parecer, la actriz alemana Sabina Began era la favorita de Berlusconi, por lo que era conocida como «la abeja reina». Las otras mujeres que pasaron por las fiestas del mandatario pertenecen también al mundo del espectáculo: modelos, bailarinas, azafatas de televisión o aspirantes a entrar en esta categoría. Entre ellas se encuentra Karima El Mahroug, conocida como Ruby, protagonista del juicio por prostitución de menores y abuso de poder que «Il Cavaliere» tiene abierto en Milán. Llama la atención la historia de la actriz Manuela Arcuri, que no quiso prostituirse con el primer ministro pese a que Tarantini le dijo que así conseguiría presentar el festival de San Remo.


Repóquer de juicios a «Il Cavaliere»
Berlusconi tiene un repóquer de juicios en los tribunales de Milán. Tras los casos Mills, Mediaset, Mediatrade y Ruby, el primer ministro deberá afrontar un nuevo proceso después de que una magistrada incluyese ayer su nombre entre los imputados por un delito por publicación de escuchas telefónicas de procedencia ilícita. Éstas fueron divulgadas por «Il Giornale», propiedad de la familia del mandatario. Por ello también están acusados su hermano, Paolo Berlusconi, editor del periódico, y Maurizio Belpietro, antiguo director de la cabecera. En la escucha el presidente de la aseguradora Unipol y el entonces líder de la izquierda comentaban que habían conseguido hacerse con un banco.