Fórmula 1

El coche de seguridad frena a Alonso

Vettel ganó después de una carrera marcada por una polémica involuntaria creada por la salida a pista del «safety car». El asturiano fue el más perjudicado y acabó octavo

Vettel ha dominado de principio a fin la carrera
Vettel ha dominado de principio a fin la carrera

Valencia- La carrera que vimos ayer en Valencia marcará un antes y un después en el reglamento de la Fórmula-1. Un espeluznante accidente protagonizado por Mark Webber obligó a la dirección de carrera a neutralizar la prueba y esto perjudicó de forma notable a Fernando Alonso, que además vio cómo delante de sus narices Hamilton incumplía la norma y eso le beneficiaba de forma clamorosa, como se comprobó después. El asturiano, enfadado al término de la carrera de forma comprensible, afirmó que el resultado estaba manipulado pero la realidad es que esta vez la mala suerte le tocó a él y una vez más se puso de manifiesto que el reglamento debe cambiar alguno de sus aspectos. Pero nada más. Cuando comenzó la carrera la ley era igual para todos, y lo que le tocó a él le podía haber tocado a otro. Simple mala suerte.La carrera empezó de forma fulgurante. Vettel no falló en la salida, Webber se quedó atrás y Alonso, después de tapar a Massa, se fue a por Hamilton. El inglés estuvo a punto de perder la posición, pero aguantó el tipo. Las vueltas pasaban y Vettel tomó una ventaja de dos segundos mientras que por detrás Hamilton y Alonso rodaban a la par. Pero en la vuelta ocho un accidente de Webber provocó el caos y una situación que influyó en el resultado final. El australiano luchaba con Kovalainen y un error de cálculo le hizo chocar y salir catapultado por los aires para estrellarse violentamente contra las protecciones.El de Red Bull salió ileso y, mientras tanto, el director de carrera sopesaba la posibilidad de sacar el coche de seguridad. Tardó un minuto y medio en hacerlo y finalmente tomó la decisión para que los comisarios pudieran limpiar la pista de restos de fibra. El «safety car» arrancó desde boxes y justo en ese momento pasó Vettel y poco después Hamilton y Alonso, que viajaba en la tercera plaza. El inglés y el coche de seguridad se pusieron a la misma altura y en ese momento Hamilton debía haberle dejado adelantar, pero tomó la decisión contraria. Esto le permitió llegar antes a boxes, todo lo contrario que Alonso, que quedó atrapado con el ritmo del «safety car». Mientras tanto, una situación parecida le ocurrió a un grupo de pilotos encabezados por Button, Kubica y De la Rosa. La neutralización los cogió a punto de completar la vuelta y optaron por pasar por boxes sin reducir la velocidad que exige la presencia del coche de seguridad en pista.

Vuelco en la clasificaciónEsto provocó un vuelco en la clasificación, mientras que Kobayashi optó por no pasar por boxes. Alonso regresó a pista noveno y por delante se colaron Button, Kubica, Sutil y Buemi. Hamilton cumplió con su sanción, pero el retraso en aplicarla le valió para recuperar tiempo. Cuando volvió a pista no había perdido posición. Alonso no pudo hacer nada más e incluso en la última vuelta, con gomas blandas, Kobayashi le superó. Vettel ganó la carrera y la sanción al grupo de pilotos que infringieron la norma fue de apenas cinco segundos. Suficiente para que De la Rosa perdiera dos puestos (pasó del décimo al duodécimo), lo que le impidió su mar su primer punto. Vettel ganó y Alonso acabó octavo después de que la FIA aclarara la situación.