El Ejecutivo abrirá un debate nacional para revisar el Estado del Bienestar

El presidente carga contra el PP: «Tenemos lo que no tienen ellos, el coraje de afrontar los retos difíciles».

Zapatero anuncia una nueva agenda social para desempleados
Zapatero anuncia una nueva agenda social para desempleados

No fue ni su mejor día, ni su mejor discurso. Y tenía motivos para el optimismo, después de haber retomado la iniciativa con el cambio de Gobierno y logrado la estabilidad política hasta 2012 tras el pacto con PNV y CC. Pues nada. Intervención desordenada y nada política la de ayer del secretario general del PSOE ante el Comité Federal de su partido. Si acaso una llamada para que las huestes del socialismo se movilicen «con fuerza, apoyo y cohesión» y un reconocimiento de que los cambios de Gobierno habían sido demandados por el PSOE.
Luego, una promesa, en un guiño a quienes desde la izquierda llevan meses reclamándole la puesta en marcha de la agenda social del Gobierno que metió en el congelador tras el decreto de ajustes del pasado mes de mayo. Zapatero anunció su intención de someter a la «deliberación» y el «escrutinio» de los ciudadanos, y de poner en marcha un «diálogo nacional» con el objetivo de lanzar una «nueva agenda social» que supondrá una profunda renovación de algunos pilares del Estado del Bienestar para adecuarlo a la salida de la crisis. Agenda que pasa por actuar directamente sobre los parados de larga duración, la formación y las políticas de familia. Llamó así a los suyos a repensar el proyecto de la socialdemocracia con el que se debe, a su juicio, salvar y reinventar el Estado del Bienestar de la crisis.
«Sé que queríais impulso e iniciativa, he hecho todo el esfuerzo para que lo tengáis y, como siempre, he tenido un apoyo leal y generoso de los compañeros. Ahora os veo más motivados, por lo que ahora sé que el apoyo y la fuerza van a ser aún mayores», manifestó convencido de que en el año y medio que resta hasta 2012 hay tiempo para lograr los objetivos.
En todo caso, trasladó al máximo órgano entre congresos que la recuperación económica y la creación de empleo son más importantes que las victorias electorales, pese a que dijo estar seguro de que hay posibilidades de ganar las elecciones de 2011.
Igual que asegurara el pasado domingo en Ponferrada, volvió a mostrarse seguro de que Mariano Rajoy estará en la oposición otros cuatro años. «Todo va a depender de nosotros, de que este clima y convicción sobre lo que estamos haciendo lo transmitamos a los ciudadanos, acertemos en la aplicación de las reformas y construyamos esa nueva agenda social». Dicho de otro de modo: «El PSOE tiene lo que no tiene el PP, el coraje de afrontar los retos difíciles. Rajoy sólo sabe ponerse de perfil, esperando a ver si tiene suerte». Aún lanzaría otra andanada a su adversario: «El líder político que se pone de perfil es que no tiene perfil de líder político».
Por contra, dibujó a un PSOE de un profundo compromiso con el bienestar social y los proyectos de futuro. Y todo gracias, dijo, a la unidad de acción y la cohesión interna que quieren los militantes, los simpatizantes y los votantes. Como ejemplo de cohesión citó a los ministros que han dejado el Gobierno. «No hay más que ver lo nerviosos que se han puesto en el PP con los cambios», dijo sobre los nuevos titulares del Ejecutivo. Por lo demás, se comprometió ante los suyos a hacer un buen acuerdo de pensiones y a mantener la autonomía del Gobierno respecto a los medios de comunicación. Eso fue todo.