Vela / Alabau en la cresta de la ola

Si Marina termina mañana séptima en la «Medal Race» conseguirá el oro en windsurf en clase RS:X

Marina Alabau

Londres- En las aguas de Weymouth, en 2009, Marina Alabau se proclamó campeona del mundo de windsurf en clase RS:X. Tres años después ha vuelto para ser diosa en el Olimpo. Está en su mano; el viento, las olas, la batalla entre sus inmediatas adversarias y la pericia son sus aliados. Mañana disputará la final y le bastará terminar séptima en la «Medal Race» para darse un baño de oro.
A las dos de la tarde empezará el espectáculo. Competirán diez finalistas, si Alabau terminara última, habrían de producirse varias carambolas para que no rascara metal. Marina tiene 24 puntos y una ventaja de 14 sobre quien era su máxima rival hasta ayer, la israelí Lee Korzits, segunda; tercera es la finlandesa Tuuli Petaja, también a 14, y a 15, la alemana Moana Delle. La quinta se encuentra a 16 y este mínimo margen entre sus perseguidoras la convierten en más favorita.
Marina podrá competir con una cierta tranquilidad, con el margen y la confianza que le proporciona esa barrera de 14 puntos más preciosos que el coral. Tendrán que pelear entre sí por una medalla, todas tienen posibilidades de alcanzar la plata o el bronce y la competencia entre ellas sólo puede provocar errores fatales. La sevillana tuvo dos lapsus el sábado, se cayó, pero volvió a levantarse y volvió a pelear por el liderazgo mullida en el colchón que le facilitó la primera mitad de la prueba.
La sevillana ha sido líder desde el primer día y cuando mañana comience la «Medal Race» estará tocando el cielo. Ayer terminó –muy cansada después de las dos mangas,«fue un día muy duro»- sexta la primera ronda y tercera, la segunda. Suficiente. Mañana la puntuación es doble, lo cual le favorece y la prueba durará 20 minutos no 35 como las anteriores. A las dos y media de la tarde, hora local, Marina Alabau, de 26 años, estará bañada en oro.