Elena Ochoa y el Warhol bailón

Una muestra recoge por primera vez en España sus dibujos sobre danza

Elena Ochoa, delante de las obras que se exponen en su nuevo espacio artístico
Elena Ochoa, delante de las obras que se exponen en su nuevo espacio artístico

Los cristales del nuevo espacio artístico que regenta Elena Ochoa en la calle Comandante Zorita son opacos hasta casi la mitad. De nada sirve empinarse porque no se ve nada. Si acaso, a través del círculo que se abre en la puerta, donde quien más y quien menos pega la nariz para atisbar qué se cuece dentro. «Da esa sensación de intimidad que buscábamos en la galería. Fíjate que tuve que luchar contra todos los que me decían lo contrario, que hubiera escaparates, que dejáramos ver el interior... Pero a mí me parece que resulta bastante más interesante entrar sin saber qué es lo que te vas a encontrar», explica Ochoa mientras se toma un café.


Trazo silencioso
Es lo que sucede cuando se empuja la puerta del nuevo espacio, contiguo al que ya inauguró hace unos años, aunque éste es bastante más reducido, 180 metros cuadrados: Warhol en forma de dibujo cuelga silencioso de las paredes. «Warhol & Dance, New York in the 50's» consta de sesenta obras que nunca antes se habían visto en España y que proceden de la fundación del artista. En estas obras se manifiesta a través de un trazo ligerísimo, con formas redondeadas «y una especial atención a las manos y su posición porque la danza es movimiento, de ahí que llame tanto la atención. Su tratamiento del cabello también resulta interesante. Nosotros conocemos a un Warhol, aquí está el otro, de un solo trazo. Él también fue silencioso como queda demostrado aquí», apunta Elena Ochoa. Eso le llamó poderosamente la atención y tras exponerse las piezas en Salzburgo y París volverán a la fundación del artista para quedarse definitivamente allí. «De un vistazo nos damos cuenta de que estamos ante un genio capaz de plasmar lo que los demás no sabían ver». En espacios contiguos cuelgan Warhol y «Bucky» Fuller, «una asociación que no ha sido premeditada, aunque entre ambos se den ciertas similitudes». En enero ocupará las paredes una muestra de Anselm Kiefer de fotografías que se mostrarán al público por primera vez, una de las claves de la filosofía Ivory Press.


Bianca Jagger, un icono
Nada mejor para poner de largo una exposición de Andy Warhol que contar con la presencia de Bianca Jagger, una de las musas del autor de la sopa Campbell. «Es muy amiga mía desde hace un montón de años y cuando se lo dije le pareció una idea estupenda porque en alguna ocasión se había intentado desplazar a Madrid pero los compromisos lo hicieron imposible», confiesa una Elena Ochoa para quien el día está falto de horas. De su nuevo espacio de arte sale corriendo para recibir a Jagger.


DÓNDE: IvoryPress2. Comandante Zorita, 48. Madrid.
CUÁNDO: hasta el 11 de diciembre.
CUÁNTO: gratuita.