«La administración debería ser el primer cliente del emprendedor»

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA-¿Hasta cuándo se considera joven a un empresario?

– Según nuestros estatutos, hasta los 40.

– ¿Y la media de edad de los asociados?

–Unos 28 ó 29.

– ¿Qué persigue la Aijec?

–Es una asociación de jóvenes empresarios, con 25 años de historia y 500 socios. Nuestra idea es hacer piña y defender los intereses comunes. Somos un colectivo donde la mayoría somos pymes o micropymes. Ahí radica nuestra ventaja competitiva, estamos muy acostumbrados a vivir en tiempos de crisis. Solventamos nuestras carencias con imaginación y rapidez. Facilitamos herramientas, como el networking, para acompañar al emprendedor a hacerse empresario.

–Usted alcanzó la presidencia de la Aijec en marzo, ¿qué objetivos se ha marcado?

–Tenemos un rumbo muy claro en esta etapa. Nuestro objetivo es potenciar al máximo el tándem empresario-emprendedor. Las ideas son las que mueven el mundo y generan actividad, pero si las ideas no se trasladan del esfuerzo individual al colectivo es una semilla que no germina. Por tanto, la innovación, el riesgo y la ilusión del emprendedor tienen que echar raíces, tienen que transformarse en un producto que va al mercado.

–¿En qué situación están los empresarios jóvenes en Cataluña?

–Somos el eslabón más débil de la cadena. No tenemos los recursos de las grandes empresas y, con la economía tocada, se restringen aún más las herramientas de las que disponemos. Se nos hace muy difícil levantar la persiana cada día. Como tienes pérdidas y no tienes avales porque eres pequeño, adiós. Estamos matando a la actual generación de actividad económica. Los que se lanzan y plantan la semilla, no tienen agua o tienen una regadera pequeña. Todos se llenan la boca con innovación e internacionalización. ¡Pues hagámoslo de una vez! Lo que tiene que existir es I+D+D, investigación, desarrollo y Demostración.

–Y la administración…

–La administración hace lo mismo que las grandes empresas, buscar referencias internacionales, grandes contratos con grandes empresas. Si crees que la apuesta es la innovación apuesta por los jóvenes. Qué mejor que la administración para ser el primer cliente del emprendedor. Es un riesgo, pero ahora es el momento de apostar por los que creen en la cultura del esfuerzo y los que están luchando por sacar adelante una empresa y la economía.

–¿Qué les falta?

–Lo que queremos, como cualquier empresario, es un marco laboral estable, equipos fieles de gente, que tiren del carro de manera que puedas confiar a corto y medio plazo. Lo que pedimos es facilidad y flexibilidad en la contratación. Lo que necesitamos es un flotador compartido, que no sea siempre responsabilidad del joven empresario.

–Las encuestas entre la juventud reflejan que cada vez hay más tendencia a ser funcionario que empresario, ¿se está perdiendo cultura empresarial en Cataluña?

–No, no faltan emprendedores, lo que falta es cultura emprendedora desde las bases. No se premia ni se potencia la autoresponsabilidad, la generación de proyectos que tú lideras. Si ser empresario se codifica como el gran malvado, si estigmatizamos esta imagen en la retina, el entorno no favorece la cultura del empresario. Nos acomodamos a vivir de manera subvencionada, en un país sedado. Lo que falta es que se contemple el ser empresario como una virtud social.

–Estamos a la cola en innovación, inversión y ahora también en recuperación….

–En innovación no estamos a la cola. Pero sí somos los últimos en apoyar a la gente que innova. La recuperación existe en el momento en que la energía y los recursos se ponen al servicio de la actividad económica. Y la energía no se está dedicando a esto.