El camión de la basura librará domingos y festivos

MADRID- A partir del 1 de enero de 2013 los domingos y festivos no habrá recogida de residuos orgánicos. Los madrileños tendrán que acostumbrarse a no sacar la basura estos días y a tirar las bolsas con envases, las del contenedor amarillo, sólo los lunes, miércoles y sábados. La alcaldesa de la capital, Ana Botella, detalló ayer en qué consistirá la reducción de los días en los que se recoge la basura que anunció hace dos días y explicó que se espera lograr un ahorro de 9 millones de euros en el coste del servicio –entre el 8 y el 15 por ciento– que, además, repercutirá en una reducción de la tasa de basuras de entre un 5 y 6 por ciento como mínimo.
Todo ello viene aparejado a la renovación de los contratos de seis servicios de recogida, mantenimiento y transporte de residuos que se unificarán en un único pliego. En concreto el servicio de recogida y transporte de residuos urbanos en la zona periférica, el de instalación, conservación y mantenimiento de contenedores; el mismo para los contenedores de reciclaje, la gestión de los puntos limpios fijos y móviles y el sistema de recogida neumática de la Colonia de San Francisco Javier en Puente de Vallecas, que se pondrá en marcha cuando entre en vigor el nuevo contrato.

Además de cambiar los criterios de cantidad de medios por el de calidad de los resultados, entre los elementos que incluirán los nuevos pliegos de condiciones para la prestación del servicio está la incorporación de nuevas tecnologías como la recogida de carga lateral –como sucede en algunos municipios de la región– o la incorporación de sistemas inteligentes como los sensores en los contenedores –técnica que ya se emplea en las papeleras de la ciudad para optimizar la frecuencia y las rutas de recogida–.

Asimismo, para que no haya diferencias entre los días de recogida de la zona periférica de Madrid y la zona centro, se modificará el contrato en la segunda para que, también a partir de enero de 2013 y hasta el fin del contrato en 2015, también se recojan los residuos orgánicos de lunes a sábado y el contenedor amarillo, tres días a la semana.

Respecto a las dificultades de los madrileños para adaptarse al nuevo horario, la alcaldesa confió en que «sabrán entender la situación y se adaptarán a que no se recoja la basura los domingos y festivos». «Para los ciudadanos que ven cada día cómo disminuyen determinadas prestaciones y servicios es duro, pero lo irresponsable en estos momentos sería seguir así», subrayó. En cuanto al descenso de la tasa de basuras, que disminuirá entre 3 y 5 euros de media –aunque el delegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, Antonio de Guindos, apuntó que el ahorro no se conocerá hasta finales de año–, la regidora afirmó que «hay gente en la ciudad que lo está pasando muy mal y cualquier ahorro, por pequeño que sea, hay personas a las que les vendrá muy bien».

 

Más de 15 años de basura diaria
A mediados de los 90, debido al incremento del volumen de residuos generados por los madrileños, se decidió que la recogida de basuras sería diaria. El momento en el que mayor cantidad se retiró fue en 2007, con 1.410.992 toneladas anuales pero, desde entonces, el volumen se ha reducido en un 18 por ciento hasta niveles similares a 1996, aunque la población se ha incrementado en más de medio millón de habitantes, probablemente a causa de la crisis económica. Además, en muchas comunidades de vecinos la basura no se recoge a diario, puesto que los porteros o ayudantes que la retiran descansaban un día a la semana.