La vuelta al mundo pagada por la SGAE

Rodríguez Neri, Rafael Ramos y sus familias disfrutaron durante años de viajes, joyas, coches y tecnología con cargo a las empresas del entramado de la sociedad de gestión

Teddy, la última imagen; Ramoncín, Víctor Manuel y Caco Senante
Teddy, la última imagen; Ramoncín, Víctor Manuel y Caco Senante

Por si no fuera suficiente que José Luis Rodríguez Neri desviara presuntamente dinero desde la división digital de la SGAE a un entramado de empresas dirigido por familiares y amigos, una actividad que les ha permitido gozar de una retribución periódica durante años, según un informe de la Guardia Civil contenido en el sumario del juez Ruz estas sociedades también soportaron gastos suyos de viajes de lujo, relojes, coches, gimnasios e, incluso, compras en supermecados. Rafael Ramos, socio director de Microgénesis, la empresa catalizadora de toda la trama, y diversos familiares de ambos también estarían implicados.

Un estudio detallado de una de las empresas de la trama, Rivera de Mayorga, desvela que al menos desde 2004 contrató los servicios de Viajes Amura SA (vinculada, por su parte, a la hermana de Rafael Ramos) para viajes efectuados por Ramos y su pareja, Elena Vázquez Serrano, así como sus hijos. «El estudio refleja gastos de alojamiento, vuelos y alquileres de vehículos, la mayoría realizados en épocas vacacionales y a destinos como Menorca, Berlín, Estambul y Tánger», reza el informe del sumario.

Viajes del «grupo de amigos»
Microgénesis también fue utilizada para dichos fines: «Es llamativo el hecho de que en facturas a nombre de esta sociedad salgan viajes efectuados por Elena Vázquez Serrano y María Antonia García Pombo a Roma por una importe de cerca de 3.000 euros. Como muestra de la relación entre Microgénesis y Viajes Amura, en 2008 la primera habría pagado a la agencia de viajes 74.750,10 euros». De hecho, la propia SDAE utilizó los servicios de dicha agencia durante 2005 y 2006 con compras por valor de 183.745 euros. «Habría que preguntarse con arreglo a qué criterio de gestión empresarial se vienen efectuando constantes y cuantiosos gastos de viajes de este "grupo de amigos"», se pregunta ante los datos la Guardia Civil en el informe.

Pero no sólo viajaron gracias a la SGAE. Según el informe, Microgénesis pagó al gimnasio Reebok Sports Club desde 2003 hasta 2009 42.693,10 euros, mientras que Ribera de Mayorga declaró haber pagado a este mismo gimnasio 7.982,25 sólo en 2007. Los servicios incluían masajes, fisioterapia y consultas nutricionales, entre otros conceptos. La variedad de servicios de los que presuntamente disfrutaron Ramos, Neri y su entorno, sin embargo, no termina aquí. Desde 2004 a 2007, «todos los años un porcentaje de los gastos se deriva a empresas dedicadas al alquiler de viviendas y alojamientos turísticos». Sólo Rivera de Mayorga paga en este período 22.451 euros a tres empresas. Desde 2000, dicha sociedad también contrata un vehículo de renting marca BMW, modelo 330d, y Elena Vázquez Serrano figura como conductora habitual del mismo. A partir de 2005, el tomador del seguro es su hermano, Abraham Vázquez Serrano. En cuanto a las vacaciones, Microgénesis también hizo las aportaciones pertinentes: sólo en 2008 y 2009, esta sociedad pagó a una empresa de alquiler de viviendas de verano en las Islas Baleares 19.596,01 euros. «Los servicios facturados habrían sido alojamientos, alquileres de coches, así como "transfers", siendo el cliente en las facturas aportadas Rafael Ramos».

Lencería y televisores
Gastos en supermercados, ropa, ordenadores, televisores, lencería, perfumería, pequeños electrodomésticos... Un sinfín de facturas que poco tienen que ver con la prestación de servicios de tecnología que todas estas empresas teóricamente prestaban a la SGAE engrosan el ya de por sí amplio sumario de operación saga, en el que la propia Guardia Civil reconoce que «como se puede observar, se trata más bien de gastos propios de una economía doméstica que de una empresa». En esta ocasión, también de una red de empresas gracias a las que algunos han disfrutado de todo tipo de lujos durante años.


Más de 7.000 euros en joyas
Aunque la estimación del dinero que los imputados en esta trama habrían destinado para uso particular podría rondar los 30 millones, quizá son las extravagantes compras que presuntamente realizaron los imputados lo que más indignación cause. En el informe de la Guardia Civil, uno de los gastos más impactantes es el realizado en una joyería. Sólo en 2006, Ribera de Mayorga, una de las empresas de la trama societaria, se gastó 7.535 euros en Chocron Serrano, donde, entre otros artículos, Ramos compró un reloj IWV Pilot (en la foto) por 2.655 euros, según se puede ver en la copia de la tarjeta de crédito con la que lo pagó y que forma parte del sumario del juez Ruz. Gastos y más gastos para un saco que ahora ya sí tiene un fondo.