Italia pone en venta cuarteles y oficinas para frenar el déficit

El Gobierno italiano estudia la posibilidad de vender parte de su patrimonio inmobiliario, como cuarteles u oficinas pertenecientes al Estado, con el objetivo de recaudar fondos destinados a sanear las cuentas públicas. Desde la oposición, se subraya la necesidad de que «la recaudación de esta operación se destine a la reducción de la deuda pública», que en Italia supera el 120% del PIB.

 
 

Según los medios italianos, que citan fuentes de la mayoría conservadora en el poder, la venta de cuarteles y oficinas estatales es una de las ideas con las que trabaja el Ejecutivo y se incluiría entre las nuevas medidas que se prevé añadir en el plan de ajuste presupuestario promovido por el Gobierno de Silvio Berlusconi.

El paquete de medidas llegará la próxima semana al Parlamento para su discusión y aprobación, pero estos días se han sucedido los rumores sobre modificaciones y nuevas iniciativas a introducir en el plan. Una de las medidas previstas en ese programa y que despertó mayor recelo fue la de eliminar a partir de las próximas elecciones aquellas provincias con menos de 300.000 habitantes y con una superficie inferior a los 3.000 kilómetros cuadrados.

Medidas fiscales

Otro de los puntos del plan que ha generado un importante debate en el país ha sido el llamado «impuesto de solidaridad», que prevé gravar con un 5% adicional las rentas anuales superiores a los 90.000 euros y con un 10% las que superen los 150.000 euros.


El Plan Tremonti
El Gobierno italiano acordó el pasado día 12 un plan de ajuste para ahorrar hasta 45.500 millones de euros en los próximos dos años para alcanzar el déficit cero en los presupuestos de 2013.