Un sindicalista de CC OO defiende la inclusión de un intruso en un ERE

La Razón
La RazónLa Razón

SEVILLA- El secretario general de la Federación de Industria de CC OO-A, Enrique Jiménez, imputado dentro del caso de los ERE fraudulentos, ha defendido en que el presunto «intruso» de Calderinox Antonio Fernández Garzón «reunía todos los requisitos para aplicarles las medidas sociolaborales».
En declaraciones a Europa Press, Jiménez recordó que las medidas sociolaborales «no sólo se destinan a grandes empresas, sino también a las pequeñas, como Calderinox o Litalsur, y en este último caso sólo había un afectado por el cierre de la empresa, que era el propio Fernández Garzón».
El líder sindical dejó claro que él no se considera responsable «ni del procedimiento llevado a cabo para esa inclusión ni de las formas empleadas».
Enrique Jiménez ha recurrido el auto dictado por la titular del juzgado de instrucción numero 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, donde figura su imputación, ya que considera que en dicho auto «hay falta de motivación y una ausencia de indicios de criminalidad en los hechos imputados».
Jiménez, que ha sido imputado por Alaya por su «intervención» en la introducción de un «intruso» en la póliza del ERE de Calderinox, explicó que tanto en su recurso como en su declaración ante la Guardia Civil –donde compareció tras ser llamado por los agentes, igual que Juan Antonio Caravaca– sí reconoce que le pidió por carta al entonces director general de Trabajo, Juan Márquez, la inclusión del «intruso» Antonio Fernández Garzón, en la póliza del ERE de Calderinox.