El Ayuntamiento saca pecho con su plan municipal para los gays

El Ayuntamiento presentó ayer el plan municipal para el colectivo gay aprobado en junio.

El Ayuntamiento de Barcelona presentó ayer los detalles de su plan municipal para el colectivo gay
El Ayuntamiento de Barcelona presentó ayer los detalles de su plan municipal para el colectivo gay

BARCELONA-La ciudad de Barcelona quiere convertirse en capital del movimiento gay. Tanto es así, que esta semana ha acogido la conferencia internacional «European rainbow cities» (Ciudades europeas del arco iris), sobre ciudadades amigas del colectivo Lésbico, Gay, Transexual y Bisexual (LGTB), donde se ha debatido sobre políticas públicas destinadas a proteger este colectivo.
Aprovechando la celebración de este acontecimiento, el Ayuntamiento de Barcelona hizo la presentación en público de su plan municipal para el colectivo LGTB, un paquete de más de 200 actuaciones a realizar en cinco años para proteger los intereses de este colectivo. «Vamos a vestir de rosa el Ayuntamiento», afirmó el líder del movimiento gay barcelonés y director del plan municipal para el colectivo LGTB, Jordi Valls. No en vano, entre las medidas que plantea este plan municipal está la construcción de una estatua dedicada a este movimiento o la inclusión en el nomeclator barcelonés de «referencias explícitas a acontecimientos y personajes históricos» ligados al colectivo gay.
Unas iniciativas que despertaron ayer las críticas del grupo municipal del PP, cuyo presidente, Alberto Fernández, lamentó que «Barcelona dedique monumentos al movimiento LGTB y, en cambio, rechace crear un consejo de la Familia». «Entre celebrar el orgullo gay y quedarse en el armario hay un término medio que es vivir la sexualidad con total normalidad», sentenció Fernández.
Entre las medidas que desarrollará Barcelona entre 2010 y 2015 está también la creación de fondos bibliográficos LGTB en todas las bibliotecas o la presentación de «diferentes modalidades afectivas» en el material pedagógico de los escolares. Además, el Ayuntamiento también tratará de instalar en Barcelona la sede de un organismo internacional del colectivo homosexual.