La obra del túnel de Bueno Monreal acumula un desvío de 28 millones

Casi 3 millones de euros. Es el «desvío presupuestario» al que se enfrenta, como mínimo, la obra del paso soterrado de Bueno Monreal. En total, en el mejor de los casos, la infraestructura se irá a los 8,6 millones, cuando se estimó, en un principio, en 5,8 millones. ¿La razón?

El alcalde visitó ayer el paso soterrado junto a varios concejales y el portavoz del Gobierno municipal
El alcalde visitó ayer el paso soterrado junto a varios concejales y el portavoz del Gobierno municipal

El proyecto original, financiado con cargo al Programa de Transición al Empleo de la Junta (Proteja), no incluía actuaciones imprescindibles que hay que acometer antes de poner en funcionamiento el túnel, como son la iluminación o el sistema de bombeo de aguas. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, visitó ayer los trabajos que lleva a cabo la unión temporal de empresas (UTE) formada por Bruesa Construcciones y Tecysu –que ha señalado el lunes como fecha de finalización de su obra–, para lamentar las demoras que ha sufrido la infraestructura, que comenzó a ejecutarse en otoño de 2009. En cuanto a los plazos, Zoido no quiso precipitarse a la hora de establecer uno concreto para la inauguración, si bien confió en que sea antes de final de año, porque «no hay otra prioridad ahora mismo» que liberar esta «zona de arterias fundamentales de la ciudad». Pero son muchos los trabajos a acometer antes de que eso sea una realidad: la instalación del sistema de bombeo de aguas –que fue licitado el lunes de la semana pasada y se prolongará por espacio de «tres meses»–, los revestimientos interiores y exteriores, la iluminación –todavía sin sacar a concurso–, la señalización semafórica o la barandilla de seguridad de la plataforma superior.

Todas éstas son obras imprescindibles para inaugurar el túnel pero que no estaban «contempladas en el proyecto original», denunció Zoido, que se preguntó por qué hasta la llegada de la nueva Corporación municipal «no ha salido a concurso la contratación» de esos servicios, cuando se sabía que «eso había que contratarlo». Como gastos «no previstos» que son, el regidor aseguró que «habrá que buscar el dinero» para hacer frente a ellos, sin descartar una «modificación presupuestaria» que lo permita, pues «lo que hay que hacer es terminar cuanto antes» la infraestructura y «ponerla en servicio». No obstante, y a pesar de la urgencia, reconoció que no habrá tiempo material para llevar esa posible «modificación» al primer Pleno ordinario. «Y no descarto que haya otro desvío presupuestario, habida cuenta de lo que nos hemos ido encontrando», adelantó, asegurando que conocía que habría sobrecoste en la obra iniciada por el anterior Gobierno –así como también le «consta» que algo similar ocurre en el paso subterráneo de Los Arcos–, pero no hasta el punto que ha revelado una inspección exhaustiva. Como único aspecto positivo, Zoido anunció que, al menos, se ha conseguido «salvar» el incentivo autonómico de 5'8 millones de euros procedente de los fondos del plan Proteja al «ser entregadas las certificaciones acreditativas correspondientes». Ahora «sólo» queda abonar lo que no se tuvo en cuenta al inicio de la obra.