Piden que Sarkozy y Chirac comparezcan en un caso de cobro de comisiones

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su antecesor en el cargo, Jacques Chirac, serán llamados a declarar en un caso de cobro de comisiones ilegales por la venta de submarinos a Pakistán en los años noventa, afirmaron hoy los demandantes.

La citación se anuncia después de que el ministro de Defensa francés entre 1995 y 1997, Charles Millon, reveló el pasado lunes al juez que una investigación llevada en su departamento desveló el pago de comisiones en un contrato para la venta de submarinos a Pakistán.

La Justicia francesa investiga si algunas de esas comisiones pudieron servir para financiar la campaña presidencial de Edouard Balladur en 1995, de la que Sarkozy era el portavoz.

El caso salió a la luz en la investigación por un atentado en la ciudad paquistaní de Karachi que en mayo de 2002 costó la vida a once ingenieros militares franceses y que, según un juez encargado del caso en 2007, Marc Trévidic, pudo ser programado por los servicios secretos paquistaníes en represalia por el hecho de que Francia dejara de pagar comisiones por la venta de los submarinos.

El semanario "Le Point"reveló en 2008 la existencia de un informe de la Dirección de Construcciones Navales en el que se mencionaba que el atentado lo cometieron terroristas islamistas por encargo de militares paquistaníes.

Según Millon, el ministro de Defensa del primer Gobierno de Chirac, nada más llegar al Elíseo el nuevo presidente ordenó que se investigara si parte del dinero pagado en sobornos a oficiales paquistaníes había vuelto a Francia en forma de comisiones.

La investigación ordenada por Millon permitió al ministro llegar a la "intima convicción"de que parte de ese dinero retornó al país.

Por ello, el ministro decidió acabar con los contratos de venta de submarinos a Pakistán, lo que motivó el final del pago de las comisiones a oficiales de ese país y, según la acusación, provocó el enfado de los servicios secretos paquistaníes, que se vengaron con el atentado de Karachi.

El abogado de la acusación particular en el caso, Olivier Morice, que representa a las familias de las víctimas de ese atentado, afirmó hoy que tanto Chirac como Sarkozy deben ser interrogados para aclarar lo que sucedió.

El letrado mostró su esperanza de que Sarkozy no se refugie en su "inmunidad presidencial"y que "despeje toda ambigüedad"sobre su papel en el caso, puesto que era una de las piezas clave de la campaña de Balladur en 1995.

Además de Sarkozy y Chirac, el abogado solicitará también el testimonio del ex primer ministro Dominique de Villepin, que era secretario general del Elíseo en 1995, mano derecha del presidente y que, según Millon, estuvo al corriente de toda la operación.