El «Camino» triunfa por donde pasa

Ya son cuatro semanas las que han pasado desde que un grupo de peregrinos se adentrara, junto a un variopinto número de animales entre los que figuran un poni, un caballo y varios perros, en un recorrido que tiene como principal objetivo llamar la atención de una forma diferente y original sobre la importancia que tiene hoy en día la defensa de los animales.

050nac16fot1
050nac16fot1

Los integrantes del proyecto «El Camino», que nació por parte de la Asociación Planeta Animal, continúan adelante con el objetivo de llegar unidos hasta la meta y así alcanzar en Santiago de Compostela la bendición de todas las mascotas que forman parte del grupo.
Johana Mayhofer, organizadora del evento, está encantada con la aceptación que está teniendo esta iniciativa y confía en que la larga caminata tendrá buenos resultados, «estamos muy agradecidos con el trato que nos está dando la gente en general.

En los albergues son muy amables con nosotros y nos apoyan para seguir adelante. Aunque también hay que reconocer que algún que otro caminante nos ha dicho que el auténtico camino no se hace con animales; algo que no comparto, ya que el Camino de Santiago también puede ser una experiencia divertida y diferente y no sólo algo basado en el sacrificio».

Entre Salamanca y Zamora
En los últimos días el grupo ha recorrido zonas como Salamanca o Zamora. El jueves llegaron a Benavente y ahora se dirigen hacia Astorga, aproximándose cada vez más a Galicia.
 A pesar de los buenos momentos que están viviendo todos juntos por las zonas que van recorriendo, el calor tan fuerte que golpea a la Península desde hace varios días está siendo su peor enemigo, en especial para los animales.

«Está haciendo un tiempo muy caluroso, yo diría que exagerado en comparación con el año pasado y los animales no pueden aguantarlo. Por eso, por las mañanas, que es cuando más fresquito hace, les dejamos andar por el campo con nosotros, pero al medio día les subimos al camión y así evitamos que lo pasen mal, ya que ante todo no queremos que les pase nada malo», dice Mayhofer.

En el grupo, el caballo es quien más expectación está despertando por donde pasa, tanto que incluso ya son varias las personas que han preguntado por su precio. «Es tan bonito que mucha gente lo quiere comprar, pero ya les digo que no está en venta. Además, si no contáramos con él nos faltaría algo a todos, ya que actúa como nuestro protector; siempre que ve que falta alguien, sea animal o persona se para y no continúa hasta que estamos todos juntos de nuevo», afirma la organizadora del proyecto.

Ayer, los peregrinos recibieron con los brazos abiertos a seis nuevos integrantes, entre los que se encuentran un gran número de chicas, pasando de este modo a ser doce las personas que por el momento viajarán hasta Santiago, algo que Mayhofer considera muy positivo y enriquecedor. «El que se una gente al grupo nos beneficia, ya que así podemos estar más pendientes de los animales y, sobre todo, cruzar sin peligro las carreteras vigilándoles en todo momento», dice.