Segunda parte que sí resultó buena

Aquello de que «segundas partes nunca fueron buenas» ha quedado en entredicho con «Hispania». La segunda temporada de la ficción de Antena 3, que se cierra hoy, finaliza con un 15,2 por ciento de share y líder en los «targets» de 13 a 24 años, de 35 a 44 y de 45 a 54.

Segunda parte que sí resultó buena
Segunda parte que sí resultó buena

El éxito continuado de esta serie de Bambú Producciones deja claro que cuando se hace un esfuerzo para producir un guión, el espectador responde con su fidelidad. Desde luego, es necesario que el guión acompañe, y aquí lo ha hecho. Los amores y las desenfrenadas pasiones se mezclan con los celos y las más viles traiciones entre personajes buenos y villanos malos, malísimos. Este argumento siempre da resultado si se sabe llevar a la pantalla y Bambú y Antena 3, en esta segunda temporada de «Hispania», han hecho un esfuerzo por otorgar a la serie más acción, más oscuridad de sentimientos, más primitivismo. De ahí que las batallas entre romanos e hispanos hallan cobrado mayor trascendencia... y hayan lucido más violencia y más sangre. Otro argumento, el de la lucha entre «buenos» y «malos», que casi nunca falla. En el capítulo de hoy, último de la temporada, Galba, el pretor, busca colérico al traidor que está seguro tiene en sus filas. Fabio, el hijo de Galba, llega a la zona hispana con Claudia, que propone un intercambio entre ella y Serbal, que está vivo. Mientras, Aldara se enfrenta a la repudia de todos, sobre todo de Nerea, de la que decide librarse para siempre.